¡Gracias a Dios no todo es reggaeton en fiestas! 3


Pues sí amigos lectores, en otros artículos anteriores ya hemos hablado de la música que se escucha en Sanfermín.
Como ya hemos dicho en otras ocasiones, hace no demasiado tiempo lo que se oía en la mayoría de bares y peñas durante las fiestas era música de la llamada sanferminera; sin embargo el panorama musical ha cambiado de forma radical en los últimos tiempos.
Jotas, gaitas, txitus y txarangas han desaparecido prácticamente de los locales hosteleros y se han sustituido por otro tipo de canciones más pegadizas y sobre todo más comerciales.

Igual será que me estoy volviendo un abuelete cascarrabias, pero a mí es que me revuelve las tripas lo que se escucha en la mayoría de bares y peñas, que no es sino otra ración más de la misma porquería que nos hacen tragar el resto del año.

Pero, no hay que desesperar, porque no todo está perdido.
Afortunadamente siempre nos quedan un par de opciones a los enemigos declarados de reggaeton y zaborras similares, a saber:
1) Salir a la calle y engancharte con una de las peñas que recorren principalmente el Casco Viejo. Cosa que recomiendo a cualquiera, porque es una gozada ir detrás de una de esas txarangas bailando al ritmo de su música.
2) (Y aquí quería llegar yo) Ir a la Plaza del Castillo cualquier día desde el 6 al 14, a las 9 de la noche, para escuchar, disfrutar y bailar (esto último el que tenga maña) a los acordes de txitus y gaitas. Yo personalmente no es que suela ir todos los días, más que nada porque me pilla un poco desmadrado a la salida de los toros, pero si que me gusta dejarme caer por allí de vez en cuando para darles un poco de descanso a mis torturados oídos.
Es uno de esos actos que hay que conocer para disfrutar de las otras cosas buenas de la fiesta.


3 ideas sobre “¡Gracias a Dios no todo es reggaeton en fiestas!

Los comentarios están cerrados.