Archivo por meses: Abr AM


Cartel 2008 7

Pues ya que estamos con los 5 carteles finalistas de este año, vamos a darle un poco de vueltas al asunto.
Anteayer les eché un vistazo en la prensa y sin que sirva de precedente, diré que en general me han parecido bastante aceptables (bueno, la verdad es que el de la servilleta con los palillos no me va demasiado y el de la bola gris con cuernos tampoco es lo mío, pero en fin, sobre gustos colores).
Lo único que no me convence, es que me resultan un tanto parecidos entre ellos (formas y colores). No sé si es que a los concursantes les han dado instrucciones muy concretas al respecto o es que ya han visto por donde van los tiros por estos lares y han intentado seguir la tendencia de los últimos años (me imagino que es esto último).
Mi única crítica es que la variedad y originalidad parece que no son puntos fuertes en el concurso de este año, ya que al observar los finalistas no puedes evitar una sensación de algo ya visto.
Sin embargo, hay que ser positivo y creo que están en general bastante mejor que otros premiados en los últimos años (solo hace falta que le echéis una legañada por ejemplo los de 2003 y 2005 en http://carteles.sanferminonline.net/  que a mí me ponen los pelos como escarpias).
Ya sabéis que hasta el 6 de Mayo podéis votar por el que más rabia os dé a través de Internet, móvil, Internet, teléfono o en la propia exposición (no desde este humilde blog por supuesto).
Y si resulta que sois unos rancios en temas de arte como yo, igual pasáis de colorines y votaciones y pedís que se vuelva a usar este cartelaco de 1881.

 


Las extranjeras en San Fermin 5

    Las extranjeras en San Fermin son toda una leyenda. Siempre han dicho que venìan suecas, alemanas, danesas, finlandesas, australianas, estadounidenses, etc.

Lo cierto es que siempre se ha visto alguna pareja, o alguna cuadrilla de guiris con sus chicas. Pero lo cierto es que los autòctonos esperaban, (inocentes ellos), pillar con alguna guiri.

Aparte de que a muchos les sacaban un palmo de altura, no entendìan ni jota de su idioma. Estoy hablando allà por el siglo pasado, los años 80 y 90 que son los que yo aun puedo atestiguar algo. ¿Quièn no ha intentado ligar con una sueca, australiana o yanqui? En un torpe chapurreo de spanglish, ese olorcillo a tinto, y esos ojos de deseo, los pamploneses intentaban conquistar a esas «ninfas» venidas del extranjero.

   La verdad es que hay algunas simpàticas, pero la mayorìa vienen ya con el escudo puesto. La mayorìa de los guiris se concentran ahora en la zona de Navarrerìa viendo como los iluminados, o mas bien apagados, se tiran de la fuente esperando que sus compañeros o colegas les recojan con sus fuertes brazos. Incluso las chicas se tiran, despuès de quitarse la camiseta para animar a las masas, que buscando tocar carne se arremolinan en su caìda.

En San Fermìn te puedes encontrar desde la tìpica guiri traperilla, que vienen con 4 ò 5 eurillos a beber y a bailar, hasta las guiris un poco màs pudientes y mucho mas inaccesibles. Èstas participan en mas actos de la fiesta, van a los toros, al apartado, cenan en restaurantes, etc.

    Pero creo que en estos tiempos que corren el mito de las guiris que venìan supuestamente desinhibidas y un poco «sueltas» creo que ya no se lo cree nadie. A San Fermìn ya vienen las chicas, mujeres o hembras, como se quiera llamarlas, completamente alerta y con el escudo antimisiles. Bastante comprensible por otra parte, porque viene todo tipo de ganado varòn, completamente dispuesto a pillar como sea.

Nuestro deber como anfitriones es atender a esas simpàticas guiris cuando nos pregunten donde esta la Plaza del Castillo, la Estafeta o si hay sitio para dormir. Yo les dirìa que hay un buen sitio en la calle Estafeta para que descansen, jeje.

Pensaba ilustrar mi artìculo con una imagen demostrativa, pero parece que no es posible.Làstima.


La Monumental de Pamplona 9

Navarra fue y es tierra de toro, incluso algunos dicen que fue la tierra en la que nació el toreo a pie. También se creó y crió en su tierra la famosa la ganadería Carriquiri. Toro pequeño, noble y fuerte. De hecho es de reconocido prestigio el premio Carriquiri.

El toro está presente y es un animal sin el que la fiesta de sanfermin perdería todo su sentido y pasaría a ser una fiesta divertida pero sin el puch que la diferencia del resto.
¿Por que es esto? Esto es porque el toro es un animal bravo y que lo tenemos ahí, al alcance de la mano. Ese toro bravo que está a la tarde embistiendo sin parar en varas, ese toro que desmonta al picador, que derriba al caballo…. ese toro, justo ese toro es el que a la mañana ha pasado junto a ti, sin trampa ni cartón, sin drogas y con los mismos pitones.

En todas las plazas se produce la liturgia de la fiesta, la posición de los maestros en el paseillo, el matador debutante desmonterado y en el centro, los alguaciles, las mulillas, los monosabios, la entrega de la llave al torilero y el toro.

Pero el toro que se pide en Pamplona es un toro grande y fuerte, pero también ha habido premios para toros pequeños… pero con mucho nervio.

De extremo a extremo nos vamos de las Miuradas (para toreros que les gusta el riesgo o que les hace falta coger cartel) a los pequeños Albaserrada, toros que suplían su falta de tamaño con la fuerza y la nobleza. Si no recuerdo mal tienen el record de número de veces que un toro ha tomado las varas.

El público de Pamplona es muy exigente (tanto el de sombra como el de sol) y el torero sabe que debe llegar a ambos públicos si quiere triunfar en Pamplona. De hecho hay toreros que hacen directamente la pelota al tendido de sol, recuerdo a Jesulín, a parte de ser un torero poco ortodoxo, lo primero que hacía en Pamplona era acercarse al tendido de sol y citar a los mozos…

El torero de saber que hay varios momentos en los que todo el público está pendiente de la arena,

1- La salida del toro de chiqueros. Si el toro tiene un peso extraordinario, la atención es mayor.
2- Si el toro derriba al picador.
3- Si el matador cumple con el segundo tercio y pone los palitroques.
4- Si el toro coge al matador.
5- Si la faena es buena.
6- …

También es importante la diferencia de tamaño entre el toro y el torero. Recuerdo las fotografías del Diario de Navarra, en la que se veía el tercio superior de un Miura y sólamente la montera y los ojos del maestro Domingo  Valderrama. ¡El lomo del burel estaba a más altura que la cabeza del matador!. Acojonante.
Ese día (del año 94 aprox.) Valderrama fue recibido con el grito de Torrebruno!, Torrebruno!. Más acojonante.
Pero se hizo respetar por el toro y por el respetable, y Pamplona cuando el respetable se entrega a un torero se entrega de verdad. Como siempre, muchas veces no tiene nada que ver la entrega (regalo de orejas), con el desarrollo de la faena o los méritos de los maestros.

Si el toro tiene una potente salida de toriles y el matador consigue arrancarle unos vistosos pases con el capote ya tiene hecha una parte importante de la faena que es la atracción del público de sol.

A esta Fiesta más de un torero ha dicho que no, ¿quizás por temor a los toros que se lidian en la Monumental?.¿Corridas duras? ¿Quizás por temor a la reacción de un público que entiende de toreros?.

A esta Fiesta más de una ganadería ha dicho que no, ¿Quizás por temor a la reacción de un público que entiende de toros?.

Ya basta con que el respetable de Pamplona es un respetable borracho!

Desde aquí un saludo a todos los toreros que se han jugado el físico y a todas las ganaderías que han venido a Pamplona sin miedo al fracaso.


Comisión de Fiestas, Barracas y Mesa del Encierro 2

Dicen que en el Ayuntamiento de Pamplona existe un Área de Participación Ciudadana. Y han sido necesarios años y un gobierno municipal en minoría para que se haya podido restaurar la Comisión de Fiestas de la Ciudad. Este organismo generó esperanza de que pudiera ser el pueblo, a través de sus asociaciones, el que participara en la elaboración del Programa. Pero se ha diseñado de tal modo que no sirve para nada: una reunión al trimestre, descompensada representatividad de las asociaciones, mero carácter consultivo…

Es decir, continuamos con la tradicional Participación Ciudadana del ordenoymando del barcinismo. Claro ejemplo está en la que parece que va a ser la ubicación de las barracas. Se consulta el asunto  en la Comisión de Fiestas, no se hace ni caso de las propuestas de Feriantes, asociaciones de vecinos o Peñas, y se hace lo que el Ayuntamiento quiere desde un principio. ¿Es esto Participación Ciudadana?

Ahora parece que se quiere recuperar la vieja Mesa del Encierro. Se pretende reunir a los colectivos implicados: sanidad, pastores, policía, peñas, medios de comunicación, empresa taurina… Y mi pregunta es: ¿va a servir de algo o se trata de cumplir el expediente? Desde este humilde blog se han vertido opiniones, que serán discutibles o no. Hay otros organismos, como la Federación de Peñas, que cuentan con un dossier extenso, completo y muy bien documentado, con propuestas, algunas de las cuales ya se han implementado.

¿Servirá de algo acudir a la Mesa con estas propuestas o seguirá el Ayuntamiento empeñado en su promoción mediática y cabaretera de un encierro prostituido? El encierro camina vertiginosamente hacia su vertiente de espectáculo y, desgraciadamente, ha contagiado al resto de la Fiesta.

El Ayuntamiento fomenta el San Fermín-espectáculo para observadores pasivos y olvida el verdadero San Fermín-participación, calle y anonimato.


Primerizos en la Monumental (I) 4

Existe un tipo de personas que todos los días aparecen por nuestra Monumental a la hora de la corrida y no son otros que los que acuden por primera vez a ver una de nuestras afamadas corridas de toros de Pamplona.

Algunos tienen experiencia previa de haber acudido a otros cosos, otros van porque alguien les lleva, otros porque han oído hablar y quieren experimentarlo en primera persona, etc. Independientemente de la motivación que les impulse, el caso es que todos los días acuden puntuales al tendido y su comportamiento se repite casi como en la película «Atrapado en el tiempo» dejándote una sensación de déjà vu. Básicamente, y sin tener en cuenta los diferentes matices, suele transcurrir así:

Imaginemos los dos foráneos típicos, no tienen porqué ser extranjeros, que han conseguido entradas de sol en la reventa. Visten camiseta blanca, vaqueros, pañuelo rojo al cuello, no llevan gorro y algunos incautos, cámara de fotos.

Comienza la odisea. Con los bolsillos aligerados por el reventa, entran todo ufanos en la plaza y se dirigen a buscar sus localidades. Una vez dentro del tendido van con la entrada en la mano intentando localizar un sitio que coincida con lo que pone en la entrada, como lo más parecido que han visto está ocupado, preguntan a los «okupas» a ver si están haciendo un uso indebido de los sitios que a ellos corresponden y los «okupas» tras pedirle la entrada, la miran y le indican que no, que los sitios que buscan están en la otra parte del tendido hacia donde se dirigen pacientemente soportando las bromas del personal y se encuentran con la sorpresa de que se repite la jugada solo que ahora les toca volver al punto de partida. Tras repetir esta operación varias veces, algún alma caritativa les indica donde pueden colocarse, ya que hoy ha habido bajas en la cuadrilla y se les hace un hueco. Una vez sentados se beben la lata de cerveza que han traído del ambigú.

Comienza la corrida. Ven que todo el mundo se levanta y comienza a cantar «Eurovisión» y como dice el refrán, «allá donde fueres haz lo que vieres», pues también ellos se levantan y se comportan como los nativos.

Sale el primer toro. Lo ven salir y cómo es recibido con el capote por el torero, en eso que sienten que les cae un melocotón que le acierta de lleno en la cabeza a uno de ellos, se vuelven para intentar localizar al agresor, pero no lo logran y la persona que le ha hecho hueco les explica que es conveniente venir a la plaza con un gorro que cubra el cerebro y les invita a probar su sangría, que todavía está fresca y el calor invita a beber. Corresponden haciendo los honores e indicándole que está «cojonuda» aunque sepa a rayos. En el ruedo continúan con la lidia y vuelven a fijar la vista en el albero, están picando al toro, pero de nuevo alguien distrae de nuevo su atención y no es otro que la persona sentada al otro lado que ha visto como el de la otra cuadrilla les ha invitado a sangría y él no va a ser menos, por lo que acaban de convertirse en jurado en un concurso de sangría no programado y que no entraba en sus planes. Caen las primeras manchas en su ropa y las reciben con desagrado. Emulando a Salomón cada uno declara ganador a su vecino de localidad por lo que se produce un empate técnico que hay que resolver. Ya han banderilleado al morlaco. Encuentran un despistado a mano que declara que son las mejores sangrías que ha probado en su vida y se cierra el concurso. Otro vaso para nuestros amigos mientras el torero se esfuerza en hacer faena y mientras a ellos la faena se la va haciendo la sangría manchándoles la ropa debido a la inestabilidad del líquido elemento en los envases plásticos en la que se distribuye y por el roce constante con los vecinos de localidad, para completar dicha faena, la sangría empieza a apoderarse de sus estómagos para posteriormente comenzar el ataque al hígado. La gente se levanta y ellos también, no van a ser menos, entonces se percatan de que ya han matado al toro y que salen las mulillas a recogerlo. Se juran a sí mismos que el siguiente toro lo ven.

….. Continuará …..