Archivo por meses: May AM


El tiempo 4

El tiempo, ese invitado que, querámoslo o no, va a estar ahí y que puede hacer que unas fiestas sean las mejores hasta las próximas o se vean deslucidas echando por tierra los esfuerzos de los organizadores y la ilusión de la gente que con tantas ganas las esperamos. Estoy convencido de que durante el transcurso de las fiestas todos estamos de acuerdo, echando por tierra el refrán de «nunca llueve a gusto de todos», en que queremos que haga buen tiempo y que la lluvia, y más este año con lo que ha caído, no aparezca por Pamplona del 6 al 14 de Julio, que para eso es Julio y ya tiene que hacer bueno y en esto incluyo no solamente que haga sol si no también calor.

Recuerdo con agrado los Sanfermines del año 2003, cuando nos pilló aquella ola de calor y teníamos garantizado el no tener que sacar la blusa ni jersey para la noche, sudábamos como en una sauna en el tendido apoyados por el sol inmisericorde por arriba y la piedra recalentada del asiento por debajo haciendo la función de sartén y la almohadilla de material plástico que hacía la función de aceite, la sangría acababa en nuestros estómagos para la merienda, no tenías necesidad de salir a miccionar por mucho que bebieses …

Sin embargo también recuerdo con no tanto agrado los del año 2000, ya que comenzamos con calor, el 6, y terminamos con calor, el 14, pero todo lo demás fue frío y lluvia.

El tema del tiempo es un tema que a mí hace unos años me preocupaba, pero ya llevo bastantes años en los que ya me liberé y quiera yo lo que quiera el va a estar ahí y va a hacer lo que le plazca, así que yo hago lo propio y haga bueno o malo, mi fiesta continuará. Eso sí, entre los del año 2000 y los del 2003, en lo que al tiempo respecta, me quedo con este último.

De todas formas insto a los responsables del ayuntamiento a que se esmeren en la contratación del tiempo para Sanfermín, ya que creo que a veces no le ponen el empeño necesario. 😉


Misión imposible, chan, chan, chanchanchanchan, tiroriiiii, tiroriii, tiroriiiii… 4

– «¿Digaaaa?»

– «Eeeh, quéhay, estoooo, os llamaba para saber si reserváis para cenar en sanfermines».

– «Uuuufffff, …. pues la cosa está bastante mal…. ¿para qué día quieres?»

– «¿Para qué día tienes?»

– «Pues depende… ¿cuántos sois?»

– «Pues andaremos entre 9 y 18»

– «Jodé, ¿no me puedes concretar un poco más?»

– «No te creas, ya me gustaría, pero es lo que hay. En principio se apunta tododiós pero seguros seguros sólo estamos nueve»

– «Es que así no te puedo coger. Si quieres aclararos y me vuelves a llamar, pero… es que así no se puede. O me dices seguro o no te puedo reservar».

– «De todas formas, ¿para qué días tienes libre?»

– «Hombre, … es que libre libre, lo que se dice libre, no tengo ningún día. Como no queráis aprovechar que este año el 5 cae en sábado…»

– «Entonces no tienes libre»

– «No, si libre sí tengo. El problema es que depende para cuántos»

– «Pues ya te digo, hombre, al final siempre se raja alguno, estaremos más cerca de 9 que de 18».

– «Pues como comprenderás, no te voy a guardar sitio para 18 y que luego vengáis 9, que encima os rajaréis alguno de los fijos y vendréis todavía menos».

– «Coño, o sea que también tienes libre como para 18…»

– «A ver, que te estoy diciendo desde hace rato que depende. ¡Que no es lo mismo que seáis 5 que 25!»

– «Vale vale… pero que conste que esas cifras te las acabas de sacar tú de la manga, yo te hablo de entre 9 y 18»

– «Bueno mira, si has llamao para tocar los huevos, hasta aquí».

– «¡¡Espera, espera!!… Vamos a tirar por la calle denmedio. Pon que seamos 15, y si se raja más gente ya meteremos a quien sea, que al final siempre te sale algún compromiso…»

– «¿Y para qué día quieres?»

– «¿Para qué día tienes?»

– «Jodeeeeerrrrrr… para todos menos el 6, el 7, el 8, el 12 y el 13. Y lo que te digo, si queréis el 5 os pongo con mantel de tela y vasos de verdad».

– «Para, para. Déjate del 5. Pon para el 9. Lo único, ¿tienes menú especial para celíacos?»

– «Pues va a ser que no»

– «Por cierto, qué hacéis, menú cerrado, carta, picoteo?»

– «Pues tendremos varias posibilidades, en función del precio y de la hora que vengáis. Desde bocatas hasta el menú sanfermín»

– «¿Y en qué consiste el menú sanfermín?»

– «Pues un picoteo de lechuga y luego cada uno puede elegir de segundo lomo»

– «¿Y precio?»

– «Pues dependerá de lo que pidáis»

-«No, digo el menú sanfermín»

– «Pues es que tendrías que hablar con el dueño, no sé qué precio pondrá… supongo que será unos 50 ó 60 euros. Pero incluye el pan eh?»

– «¡Hostias!»

– «Ya…»

– «Buf, es que no séee…»

– «Hombre, si venís los 18  a lo mejor podemos cerrar desde ahora el menú y se puede bajar un poco…qué se yo… 45 euros. Tampoco vas a encontrar más barato, no te vayas a pensar… ¿sois de Pamplona?»

– «Sí»

– «Pues lo que te digo»

– «Bueno mira, como es imposible encontrar sitio, te voy a reservar el día 9 para 15 el menú sanfermín. Pero que nos incluya por lo menos también el café y el vino, que tampoco te vamos a pedir un Pago de Carraovejas…»

– «Es que no damos cafés en sanfermines…»

– «Jodeeeeerrrrrr macho. Hala venga, que més igual. Menos gasto te haremos. Los potes ya nos los echaremos en otro lao»

– «¿A qué hora te apunto?»

– «Pues yo que sé, sobre las 10»

– «¿No podría ser antes?»

– «Pues mal, porque los que vamos a los toros no vamos a estar antes de las 9 y media o las 10. Date cuenta que estáis en casacristo, y para llegar desde la plaza…»

– «Es que si vais a ser 15 os tengo que meter en el primer turno, porque para el segundo y tercero no tengo sitio»

– «¡Qué dices!»

– «A ver, si te gusta, bien, y si no, pues también. El primer turno es de 8 y media a 9 y media»

– «¿Queeeeéééééé?»

– «¡De 8 y media a 9 y media!»

– «Copón, pero eso es merendar, más que cenar…»

– «Oye mira, ya me estoy cansando. Si te parece bien lo coges y si no, lo dejas, que a mí me la suda»

– «Ole, ole y ole. Viva el servicio al cliente. Venga, apúntame casi para los 18 y así me haces el descuentillo de 5 euros. A las 8 y media del día 9».

– «¿A qué nombre?»

– «Pon a nombre de Garcinuño, Juan Pedro Garcinuño, seguro que me conoces del encierro y tal»

– «Ah sí, el de las mulillas, ¿no? Dame un número de teléfono.»

– «555764533»

– «…c i n c ooo   t r ee i n t a yyy… t r é s. Vale. Entonces el día 9, a las 8 y media, para 18».

– «Venga, perfecto, hasta el día 9»

-«Aleeeee. venga, talogooooooo».

Clic.

(Ya puedes esperar sentao, so capullo, que va a ir a cenar tu puta madre. Ah, y última vez que me encargo de reservar).


De barra en la peña 8

Para aquellos que somos miembros de una peña, uno de los hitos de las fiestas es el día en el que te toca hacer barra.
La primera sensación que suele tener el personal que visita las peñas cuando está siendo atendido por estos camareros ocasionales, es de un grupo de gente un tanto desmadrada (sobre todo en los turnos posteriores a los toros), que se estorban unos a otros la mayor parte del tiempo. Suele ser normal que cuando vas a poner dos cañas te choques con tu compadre que está intentando encontrar la botella de mojito.
Cundo te toca estar a ti sirviendo es cuando te das cuenta de lo que vale un buen camarero profesional y de lo difícil que es que no se te amontone la gente.
Un buen espectáculo se suele organizar cuando se te acaba el maldito barril de cerveza. Al principio intentas exprimirlo al máximo, pero acabas desistiendo cuando ya has llenado un par de katxis solo con espuma, aparte de haberte puesto a ti y a la gente que está al otro lado de la barra junto al tirador como un cuadro.
Es inevitable y no tienes otro remedio que armarte de paciencia y hacer memoria para recordar como cambiaste el barril el año pasado. Afortunadamente siempre hay algún manitas cerca que te indica los pasos a seguir
Tras un par de intentos, logras poner el asunto en marcha y cuando intentas tirar la primera caña, pones de nuevo a todos los que tienes alrededor como un higo de espuma.
Menos mal que el personal ya conoce el percal y a nadie se le ocurre quejarse.
Tampoco se quejan cuando pones los hielos con la mano y cosas similares…
Aún recuerdo un mozo que cuando le pidieron una copa de coñac, la escanció a modo de sidra, poniendo la botella por encima de su cabeza, haciendo que cayese el líquido por toda la espalda de su camisa y recogiendo el líquido que rezumaba por ésta, con la otra mano en una copa apoyada en la faja.
El caso es que al que se lo puso, se bebió la copa entera como si fuese lo más normal del mundo. ¡Eso si que son buenos clientes!
Así que chavales, ya sabéis, si vais a la peña no os pongáis nerviosos y tened un poco de paciencia con nosotros que hacemos lo que buenamente podemos.


A las 4 el 6 de Julio. 9

Cuàntos de nosotros hemos bailado el vals de Astràin el 4 de Julio. Yo recuerdo que hemos ido algunos años despues de comer con la cuadrilla, hace ya unos añitos eso si. Tremendo ambiente festivo, mucho calor, cantando y bailando sin parar.

Popularmente conocido como el «vals de Astràin», por el autor de la obra. Originalmente se denomina «Alegrìa de San Fermìn», compuesto por el mùsico local Miguel Astràin. Parece ser que desde 1883 la banda municipal ya acompañaba a la Corporaciòn con esta melodìa, mientras se dirigìan a las Vìsperas. Años màs tarde le encargaron ponerle letra a Maria Luisa Ugalde.

http://www.youtube.com/watch?v=nmYwHXIA08o&feature=related

¿Porquè este acto derivò en algo conflictivo, bronco, triste, incluso desagradable? Hay opiniones para todos los gustos. Gente que cree que no tiene que ir la corporaciòn con el Riau-riau. Otros opinan que la tradiciòn es que la banda municipal acompañe a la alcaldesa y a todos los concejales a las Vìsperas, en la capilla de nuestro amado santo.

Meritorio era el trabajo de la Pamplonesa, tocando sin parar, con ese calor y agobio de gente, pero compensado con el cariño de la gente.

Yo pienso que este acto nunca debio convertirse en lo que era cuando se tuvo que borrar del programa. Pienso que en las fiestas solo cabe eso, la fiesta. Hay todo el resto del año para hacer reinindicaciones, protestas, pataleos, etc, etc.

Estos ùltimos años ha habido un riau-riau alternativo, promovido por grupos de jubilados. Me parece estupendo. Que no vuelva a desaparecer del programa ninguno de los actos oficiales, aunque puede haber gente que le parezca siempre lo mismo. Pero a mi todavia se me pone la carne de gallina el dìa de la procesiòn, al ver el primer encierro, el chupinazo………..

Eso es algo que nos pasa a los PTV.


El chupinazo, ¿a quién le toca? 14

Otra de las actividades presanfermineras que crean polémica es la selección de la persona que va a lanzar el chupinazo.

Este año va a estar algo más fácil y supongo que el edil de turno será el que lo lance.

Me refiero a que éste año no va a ser posible una batalla de méritos entre Osasuna, de temporada bastante gris y lamentable con lo que Ciganda, Izco, Puñal se han autoeliminado. Siempre podrán lanzar algún exploto por ahí.

También ha ayudado en las autoeliminaciones el otro equipo que durante la época de Zupo nos ha dado año tras año alegrías, alcanzando las victorias el nivel de rutina, el Portland. Pero ésta temporada ni copas ni nada de nada para el año que viene… Estos también exploto por ahí.

No sé que personaje relevante puede ser al que le corresponda lanzar el cohete, pero todo apunta a que sea el edil de turno, supongo que toca a la segunda fuerza más votada.

Yo propondría que sea el Alcalde el único que puede tirarlo, como representante del poder del pueblo… eso sí cada vez que haya nuevo Alcalde y solo podría lanzarlo una vez. Este fue el origen del chupinazo “oficial” en 1941.

Sabemos que los ediles representan al pueblo y generalmente su mérito es pertenecer a un partído político determinado. Creo que éste mérito puede no ser de suficiente categoría como para lanzar el chupinazo por esto y a partir del año en que el cohete sea lanzado por el alcalde, invito a que el Excelentísimo propoga 5 candidatos relevantes en función de “cosas” que han hecho para la ciudad, no olvidemos que son unas fiestas locales, aunque con proyección internacional, y que sea el pueblo mediante votación de ciudadanos empadronados en la vieja Iruinea, el que elija a uno de ellos.

Sinceramente creo imprescindible la preselección de los 5 (no como en el caso de los carteles), ya que nos podemos encontrar a Chiquilicuatre lanzando el chupinado.

Una vez que se ha seleccionado a la persona, se crea otra incognita interesante ¿que fórmula va a utilizar?, ¿fórmula tradicional o fórmula innovadora?: Pamploneses, Pamplonesas ¡Viva San Fermín!, ¡Gora San Fermín! … o serán las fiestas sólo para las Pamplonesas…. recordar aquél: …Pamplonesas, ¡Viva San Fermín!, Iruindarrak ¡Gora San Fermín! (Pese a la incorrección gramatical en castellano, que le dá un sentido discriminador al arranque de fiestas, yo me lo pasé muy bien…), o para los agnósticos del 2006 ¡Viva las Fiestas de San Fermin!….

Algo mejor polémica creamos nosotros con el Chupiblog o Blogpinazo!

Veremos que nos depara el tema…