Archivo por meses: Ago AM


San Fermín es mucho más… y más 2

Como comentaba Joseba el otro día en su post, San Fermín es mucho más… en el que nos presentaba microrrelatos que nos muestran otros aspectos de la fiesta menos conocidos que el encierro, aunque no menos importantes para quienes los vivimos con el corazón. Hoy os presentamos otros dos que inciden en esos otros aspectos sin los cuales los Sanfermines serían otra cosa.

LA CUENTA ATRÁS, de Cantive.

Nueve y media. Comienza el ritual. Un café rápido  y ya con la música de las peñas que alguien ha puesto en el aparato de música, me dispongo a vestirme. Un hormigueo me recorre el estómago, ¡tantos años y siempre pasa lo mismo!. La ropa ya estaba preparada,  blanca e impoluta, aunque sólo sea por un rato, hasta las 12.

Diez. Pañuelico en mano, cierro la puerta de casa. Toco un timbre:”¿Bajas?”. Nos juntamos con el resto para almorzar, un vinito y txistorra para animar el cuerpo. Hablamos, reímos ilusionados, exactamente igual que todos los años anteriores.

El tiempo pasa rápido y ya vamos, acompañados de una multitud uniformada hacia el txupinazo.

Doce menos cuarto, todo está ya abarrotado. Doce menos diez el hormigueo del estómago no para , doce menos cinco…Pañuelos en alto, esperan ansiosos el pistoletazo de salida; el principio de esos días llenos de risas, encuentros y sorpresas, esos días en los que el mundo parece pararse …¡las doce!.

EL JOVEN ANCIANO, de Francisco Labiano Jáuregui.

Cientos de surcos recorren su curtida piel. Testimonios de años y experiencias vividas, de alegrías y de penas, de ilusiones y decepciones.

Se mira ante el espejo y una leve sonrisa se dibuja en su rostro al recordar sus tiempos mozos, de blanco y rojo, con su faja de un nudo y toda una vida por delante. Cuanto ha llovido desde entonces, se dice así mismo el joven anciano.

La música de las peñas le devuelve al mundo real y al tiempo que mira su reloj de agujas aprieta con fuerza su pañuelico con el escudo bordado. Sin mas tiempo que perder baja a la calle, a esa calle que le vio crecer.

Se para a contemplar el mundo que le rodea, las cuadrillas con prisa, los jóvenes con la bebida y el almuerzo a cuestas, incluso alguno algo bebido ya, pero lo que a él le embriaga no es el alcohol sino el olor, ese olor que no huele a nada y que huele a todo, un olor a fiesta, a gente, a felicidad, un olor a Sanfermines, un olor que le hace ser cada año un anciano más joven.


Nanorrelato 4

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención en el certamen de microrrelatos ha sido la capacidad de la gente de «ajustarse al presupuesto».

Así, más de la mitad de los relatos recibidos tienen entre 195 y 200 palabras, siendo muchos los que redondean dando en la diana.

Ha habido participantes descartados de entrada por no ajustarse el cinturón y sobrepasar el límite de 200 palabras.

En el extremo opuesto, quiero presentaros hoy el relato más corto de todos los recibidos.

Me tenéis que perdonar lo escueto del post de hoy, pero es que no quiero restar ni un ápice de rotundidad y contundencia al nanorrelato. Ahí va:

SANFERFÍN, de Juan Iribas Sánchez de Boado

Érase un chupinazo y colorín, colorado, el Pobre de Mí ha llegado.


Sanfermín es mucho más… 5

Ya que estos días hemos hablado de la imagen que se da de Pamplona como ciudad de desmadre y por otra parte a raíz de la polémica acerca del encierro (arreciada aún más si cabe, trás el tristísimo suceso de éste martes en Cabanillas), os presentamos estos tres microrrelatos que dan una idea de que las fiestas son mucho más que eso.
Solo para que algunos vean que en Sanfermín hay bastantes más cosas, aunque no sean tan conocidas y jugosas para los que gustan de polemizar y sentar cátedra con sus opiniones…

UN CHUPETE… LO MÁS GRANDE, de Mª Iranzu Pueyo Urroz

Cuando alguien menciona los Sanfermines, a más de uno se le viene a la cabeza el “típico” borracho, tirado en la hierba, con la ropa sucia y sin enterarse de lo que pasa a su alrededor, sí, los hay, pero para mí, no es solo eso, es MUCHO MÁS.
Desde luego, “la imagen“ que siempre he tenido en mi mente (creo que desde que tengo uso de razón), y que siempre tendré, es la de la relación tan especial que existe entre los Gigantes y los niños, con los más pequeños, y en especial con los que llevan chupete y que lo “van a dejar por iniciativa propia”.
Unos, majestuosos, regios, impresionantes, serios. Otros, inquietos, llorosos, expectantes, agarrados a sus padres y desde luego, sin ganas de soltarles. Y de repente… Éllos, cambian su rostro, se inclinan, se acercan y “sonríen” para aceptar de unas manos diminutas los regalos más grandes y valiosos que les puedan dar… chupetes, objetos de valor incalculable que durante tanto tiempo han sido parte imprescindible en la vida de los peques. Y en ese mismo momento, no más lágrimas, sólo sonrisas y caras en las que se dibuja únicamente FELICIDAD.

¡ABRÁZAME, PAPÁ! de José Jesús García Rueda

¡Que no quiero irme, papá, que no tengo miedo! Si a mí ni los toros me asustan, que en cuanto sea grande voy a correr todos los años delante de ellos. Me sé ya todos los trucos, no te creas: qué hacer si me caigo, por dónde tomar la curva de Mercaderes con Estafeta, cómo entrar a la plaza… ¡Yo soy muy valiente, papá! Si me tapo los ojos no es porque escuche venir a los kilikis, sino por evitar que puedan romperme las gafas de un porrazo. ¡Es cierto! No, no, no llames a mamá, que no venga a recogerme. ¡He dicho que no me marcho! ¡Quiero ver a los reyes gigantes y a los japoneses! Tú sólo abrázame muy fuerte, ¿vale, papá? ¡Pero no te rías! Los kilikis sólo asustan a los críos y… ¡Ay! ¡No sigas diciendo que me dan miedo, que no es verdad! Aunque Berrugas tenga esa cara tan fea y Caravinagre la nariz enorme. ¡No soy un cobardica, papá! Oye, ¿qué es eso? ¿Es que ya…, ya…? ¡Ya se ve a todos los niños corriendo, papá! ¡Y detrás Napoleón y Patata! ¡Ay! Que aquel que viene hacia aquí es Coletas… Abrázame, papá, rápido, ¡abrázame!

RITO INICIÁTICO, de Carmen Ruiz de Garibay Olaechea

Su barba puntiaguda imponía. Era enorme y me miraba sin pestañear. Cuando mi tío Agustín me aupó hasta las descomunales manos negras de Selim-pia Elcalzao, colgué en ellas el último vestigio de bebé que me quedaba: mi valioso y gastado chupete. Después de esta ceremonia iniciática sanferminera, con el pulso acelerado, dejé de ser pequeña para siempre. Luego vinieron otros sanfermines y otras iniciaciones, pero ya mucho menos trascendentales.


Fiestas de luto. 2

Desgraciadamente se ha repetido la tragedia relacionada con los encierros. Ha fallecido un chaval de 16 años en Cabanillas. Fue arrollado por un cabestro con tan mala suerte que le produjo un traumatismo fatal.
Desde aquí mis condolencias a la familia. Esto hará que los medios de información reabran el debate sobre los encierros, y más sobre la edad límite para poder correr en un encierro. En éste caso en Navarra el límite de edad son los 16 años, por lo que éste chico decidió participar en el encierro, con tan mala fortuna que tuvo que ser arrollado por un manso.
Lo cierto es que todos y cada uno de los corredores debe asumir que una vez que traspasan el vallado saben que se juegan la vida. Correr el encierro es eso, disfrutar jugándose la vida.
Pero también se juegan la vida los montañeros, como el que se ha quedado para siempre estos días en el Himalaya, o como el que vuela en ala delta y un día el viento le arroja sobre una montaña, etc.
Cada uno decide cómo vivir su vida, lo único que hay que exigir en los festejos taurinos es la seguridad. Tanto para los espectadores como para los propios corredores. Y por supuesto la asistencia sanitaria, que estoy seguro de que como la que hay en Pamplona no la hay en ningún sitio. Todos los veranos hay alguna terrible cornada, o alguien que es apalizado por un morlaco, pero hay tanto aficionado, o tanto inconsciente que la gente sigue disfrutando de estos actos insustituibles en las fiestas de los pueblos.

Lo sucedido en Cabanillas ha sido verdaderamente mala suerte por lo visto, ya que el manso ha tropezado con este chaval, pero el golpe ha debido ser tan tremendo que nada han podido hacer por él. Una pena.


Callejeros o Comando Actualidad. ¿Cruda realidad? 8

Quiero compartir algunas interpretaciones que hago del número de llamas recibidas en SOS Navarra durante las fechas de los Sanfermines. La intención es simple y llanamente dar una interpretación más justa de lo que son nuestras fiestas y no la visión parcial que proporcionan los programas de TV.

Llamadas a SOS Navarra: 23.727 de las cuales han tenido que “movilizar recursos” en 6.695 incidentes.

Lo que quiere decir que de todas las llamadas que se recibieron “sólo” el 28% necesitaron que se desplazara la DYA o la policía o quién corresponda en función de la necesidad.

Ahora seguimos restando, de esos 6.695 incidentes en los que han tenido que movilizar recursos, sólo 977 han tenido que ver con las fiestas de San Fermín. Lo que equivale a decir que el 14% de las movilizaciones fueron debidas a las fiestas, o que de todas las incidencias recibidas en SOS Navarra sólo el 4% tuvieron como origen las fiestas. No es mucho teniendo en cuenta la afluencia de turistas que hemos tenido.
Seguimos restando, de esas 977 intervenciones 202 casos de intoxicaciones etílicas o lo que es lo mismo el 0,85%. Vaya con este dato no creo que sea una de las fiestas que más intoxicaciones genera a no ser que lo vendamos de esta forma: 22,4 intoxicados al día o 1 intoxicado (aprox. cada hora). Supongo que esta segunda interpretación es la que interesa a esos programas que bajo el prisma del objetivo opinan que su trabajo es “objetivo” y nos dan imágenes distorsionadas de la realidad. Error, sobre la imagen de ciudad borracha que se ha dado.

Por otro lado si tenemos en cuenta los casos de heridas, traumatismos y politraumatismos estamos hablando de 177 casos, o lo que es lo mismo el 0,74% de todas las llamadas recibidas en SOS Navarra fueron debidas a traumatismos en mayor o menor grado y obligaron a desplazamiento del sanitarios. Error, sobre la imagen de ciudad descontrolada que se ha dado.

Si seguimos con la cuenta nos quedan 7 por intoxicaciones por drogas y por alimentos. En números equivale a 0,02%. No comment.

El último dato interesante es que se han atendido a 15 personas como consecuencias de agresiones. Lo que equivale al 0,06 o lo que es lo mismo a 1,6 personas al día o 1 atención cada 14 horas. Error con la imagen de ciudad violenta que se ha dado.
En definitiva, estos son datos que son tan interpretables como las imágenes que emiten en TV.

Obviamente no somos angelitos pero sólo quiero indicar que las estadísticas engañan y las imágenes, parciales, también.