Archivo por días: 19 de junio de 2012


Más relatos finalistas 4

Hoy tenemos el placer de publicar otros tres relatos más, en concreto los que se clasificaron en los puestos cuarto, quinto y sexto.
Esperamos, de verdad, que os gusten tanto como a nosotros.

CUARTO CLASIFICADO
‘‘El eco del cohete’’, por Lucas Daniel Monsalve Cadena
“La verdadera patria del hombre es la infancia” – Rilke

Como todos los días el padre Ignacio se levanta a las cinco de la madrugada, desconecta el pequeño ventilador y enciende la luz. Se prepara un café colado y mientras lo renueve fija la mirada en el calendario pegado a la pared.

Con prisa coja vuelve a la habitación, se coloca un vaquero derruido, sus alpargatas de moriche, una franela blanca. Saca de su mesilla un par de cosas más.

Atraviesa la plaza y sube al campanario que el mismo ayudó a construir. Con las primeras luces reflejadas en el río ve todos los verdes de una selva indócil, definitiva; ve un enjambre de pájaros que vuelan tras despertar.

Saca de su bolsillo un reloj sin pulsera. Faltan 7 minutos, con cada uno recorre una calle empedrada, una golosina, un abrazo. Faltan 3…2…1.
A las 6am las campanas del pueblo misionero de San José de Manapiare comienzan como locas a repicar en deshora. El padre Ignacio las empuja y ríe mientras ata a su cuello un decolorado pañuelo rojo. Los habitantes más viejos del caserío no se sorprenden, intuyen que han llegado de nuevo las fiestas de un tal San Fermín.

QUINTO CLASIFICADO
‘‘Daniel’’, por Laura Villanueva Merino
En el cielo, explosión de color. En mi interior, temblor.

11 de julio. Las once de la noche. Una terraza. Siento que mi tripa va a explotar. Las piernas hinchadas, las zapatillas sueltas y el pantalón…imposible de atar sin causar un problema. Desde el día 5 espero a que llegues y antes llegó San Fermín. Todos los días paseo y camino hasta el agotamiento. Aburrimiento. Chupinazo en Carlos III, poteo en Paseo Sarasate, procesión y comparsa, comida en San Juan, paseo por Iturrama, fuegos artificiales y a la cama. Apretones en los bares, kalimotxo en la camisa, chupinazo con sidra el gaitero y toros en compañía. Estos son los recuerdos de otro año. Olor a San Fermín. Champán, vino o ajoarriero, están prohibidos. La receta: agua, Almax y paciencia. Me siento a ver los fuegos y no me puedo levantar. ¡Ayuda!

¿Quien espera, desespera? ¿Cuándo vas a llegar?

12 de julio. Once menos cuarto. Ya estás aquí, ya has llegado. Una semana me has tenido pendiente de ti. Subo a la habitación, contigo, en mis brazos. Miro por la ventana y consigo ver el primer aviso.

– Hola Daniel. ¿Quieres ver los fuegos?

En el cielo, explosión de color. En mi interior, felicidad.

SEXTO CLASIFICADO
‘‘Adios’’, por Josetxo Campión Ilundáin
Esto que te voy a decir, es muy doloroso. No sé, por dónde empezar. Nunca me hubiese imaginado, que lo nuestro iba a terminar de esta manera. Perdóname… tengo que dejarte.

Tienes razón. Treinta años son muchos años para acabar de esta manera. Te prometí, que duraría toda la vida. Me equivoqué. En estos años hemos pasado momentos muy buenos, y también otros muy malos. Yo me quedo con todos. Los hemos vivido con emoción. Hemos tenido pasión. Hemos reído, hemos llorado. Ya sabes, para lo bueno y para lo malo.

He sido realmente feliz contigo, pero ha llegado a su fin. Cuantos buenos amigos hemos hecho juntos. ¿Verdad? ¿Cómo? No, no es por ti. Soy yo, que ya no puedo más. No puedo con todo. ¿Qué? No querida, nunca hubo otra y nunca la habrá.

No sé qué haré a partir de ahora.

Quizás me vaya lejos para no verte más. Quizás me refugie en las cuatro paredes de mi casa e intente sentirme a salvo, en paz. O quizás me acerque a verte de soslayo y lo haga a hurtadillas para que no me veas llorar.

Lo siento, lo siento en el alma.
¡¡ Mi querida Cuesta de Santo Domingo!!