Guía


¿Y ahora qué? 6

Cuando uno pasa gran parte del año pensando en los Sanfermines, se encuentra con un enorme vacío cuando acaban. Y cuando llegan a su fin nos preguntamos: ¿Y ahora que? Ya no hay que estar pendiente de cuando salen los carteles. Ni de cuando hay que ir a recoger los abonos. Ya no recibimos llamadas de nuestros amigos de fuera diciéndonos los días que vienen, ni esperamos ansiosos el Certamen de Microrrelatos.

Y llegan las Fiestas y vamos viviendo todos esos momentos que estábamos esperando. Y pasa la noche del 5. Y el almuerzo del 6, y su consiguiente ciego. Y la retirada a tiempo para poder almorzar el 7 e ir a la Procesión antes de que la comida se retrase demasiado y tengamos que ir a los toros con el culo prieto. Y cantamos el himno de Navarra. Y salimos con las peñas.Y llega ese 8 que es un día de ni fú ni fá y que acaba con uno llegando a casa más tarde que cualquier otro día. Y arrastras la resaca durante la comida del 9, hasta que en la sobremesa pretaurina ya ni te acuerdas de que llegaste a casa como un atún. E invades el tendido 7 con tu traje medieval. Y el 10 celebras la típica comida que recuerdas durante el resto del año. Y va avanzando la tarde y estás tan agusto que te conviertes en el (im)perfecto anfitrión de unos gabachos y unas madrileñas. Y amaneces el 11 con el cuerpo magullado y la vista puesta en el 12. En esa comida callejera compartiendo mesa y mantel con buena gente y gente buena (solo plagio a los grandes). Y disfrutando de una merienda casera solo al alcance de peñeros más duchos en tareas culinarias. Y sobrevives al 13 en el que el bolsillo y el cuerpo te piden una tregua que no estás dispuesto a dar. Y tras ver el encierro el 14 te duchas pensando en las lechezuelas que te vas a almorzar. Y te juntas con más amigos en el vermú. Y disfrutas la comida con un amigo que se va a jubilar. Y en los toros suena como nunca la Radetzky que te habían anunciado los del Bildelberg. Y te despides de la Monumental. E intentas alargar la noche al máximo pensando que al día siguiente te vas a levantar y vas a decir: ¿Y ahora qué?


El chulo de banderillas 3

Las Fiestas de San Fermín tienen innumerables protagonistas. Fiestas universales, con tantos escenarios, hacen que todos seamos protagonistas en algún momento. La semana pasada la Casa de Misericordia nos anunciaba la Feria del Toro para este año. Conocíamos las ganaderías que van a venir a Pamplona desde hace tiempo, pero ahora sabemos que día correrán por la Estafeta y que terna de toreros les darán muerte en la Monumental.

Toreros y toros, toros y toreros son los protagonistas principales cada tarde sanferminera en la plaza de toros. Pero para poder desarrollar su trabajo necesitan de secundarios que les ayuden. Y no me refiero a banderilleros y picadores, a los que también considero actores principales. Me refiero a los trabajadores que cada día pisan el albero pamplonés formando parte del paseíllo. Esa gente que trabaja en Sanfermines, no por el dinero, sino por el amor y pasión a unas Fiestas. Hablo de los caballeros en plaza, de los monosabios, de los mulilleros o del torilero. Y hablo sobretodo de las dos personas que cierran el paseíllo cada tarde, los chulos de banderillas. Muchos de vosotros ni os habréis dado cuenta que hay dos personajes vestidos con pantalón marrón y chaqueta verde (creo que es traje roncalés) que anteceden a los areneros. Su trabajo es el de tener preparadas las banderillas para ir raudos y veloces a entregárselas a los banderilleros. También una vez muerto el toro, son los encargados de quitarles la divisa y las banderillas para que cuando las mulillas arrastren al toro este no las lleve puestas.  

Escribo este post porque uno de ellos hará este 14 de julio su último paseíllo. Será acompañando a su amigo Padilla. Lo veremos emocionado, elegante, garboso, con chulería. Sabiéndose protagonista por última vez. Le pasarán por la cabeza mil anécdotas que nos han amenizado tantas cenas y las muchísimas amistades que ha hecho tras tantos años. Su gente, emocionados como él, le ovacionaremos desde la andanada. Sirva este escrito como humilde homenaje a una gran persona y para desearle lo mejor a su sustituto.

SUERTE MAESTRO!!!!!!!


A las cuatro el seis de julio… 3

A las cuatro el seis de julio

Pamplona gozando va

Pasando calles y plazas

Las visperas a cantar

Al Glorioso San Fermín

Patrón de esta capital

Que los pamplonicas aman

Con cariño sin igual…

RIAU-RIAU

Delante van

Chiquillos mil

Con miedo atroz

Dicen aquí

Un Cabezón

Viene detrás

Dándo vergazos

Y haciendo chillar….

RIAU-RIAU

Después vienen los muchachos

Podéis corregir y añadir.

Os dejo este breve video de un seis de julio…


Solo faltan … ¡160 días! 6

La semana pasada puse un video de promoción de Pamplona para los que conocen nuestra ciudad sólo por los sanfermines.

Hoy toca video para los que conocen Pamplona y no han tenido la suerte de vivir los sanfermines.

Dura 2:28 y la verdad es que han recogido muy bien casi todos los tópicos típicos de nuestras fiestas. Así mismo creo que está hecho por «601 Producciones Audiovisuales».

Espero que os guste. Poneros cómodos para verlo no vaya a ser que los pelos como escarpias os agujereeen la ropa…A ver si aprenden los de callejeros viajeros…

Zorionak Nuria!