Agonía y muerte del Encierrillo 9


Uno de los actos más bellos y taurinos de nuestras fiestas es el Encierrillo. Cada noche, del 6 al 13 de julio, los toros que correrán el Encierro y serán lidiados al día siguiente son trasladados a pie desde los Corrales del Gas, en el barrio de la Rotxapea, hasta los Corrales de Santo Domingo, en el Casco Viejo. Esta carrera, romántica, misteriosa y mágica, tiene lugar en la actualidad entorno a las 10 de la noche, cuando oscurece, y para observarla a pie de calle es preciso solicitar un pase en el Ayuntamiento. El silencio es absoluto entre el público, y apenas pasa un minuto desde que el sonido de un cuerno anuncia que la manada sale a la calle hasta que es encerrada en los corrales de destino. Son unos 400 metros de cencerros y pezuñas y varas de pastor golpeando el asfalto. Este acto, de crío, me fascinaba, y bien mi padre o un vecino me llevaban casi todas las noches.

Hoy en día está muy herido y posiblemente este año reciba la puntilla. Hace unos pocos años, el recorrido fue mutilado, tras el derribo de los viejos Corrales del Gas, para permitir el lógico desarrollo urbanístico de la Rotxapea, eliminando cierta vía, que era la más taurina de Pamplona: la Calleja de los Toros. Para los que no la hayan conocido, se trataba de una calle encerrada entre dos muretes de piedra, con burladeros de madera fijos todo el año a ambos lados y que cruzaba el solar de los actuales Corrales del Gas.

Y, en 2008, a mi juicio, la instalación a cien metros de las Barracas acabará con este sencillo acto (ni siquiera aparece en el programa de fiestas), al menos tal y como se ha conocido en los últimos cien años. Desconozco si la algarabía de la Feria afectará al rendimiento de los toros en el encierro o la corrida. Tampoco voy a juzgar sobre si es preferible incordiar a toros y cabestros o a los mayores de la Casa de Misericordia. Sí me metería con el destrozo del parque fluvial del Arga, aunque es otro tema.

Lo que me apena es que nunca más se podrá volver a escuchar el cuerno, las pezuñas, los cencerros, las varas o los gritos de los pastores.

Algún día te contaré cómo era, hijo mío.


9 ideas sobre “Agonía y muerte del Encierrillo

  • Iruñsheme

    Aún está por ver como acabará el encierrillo.
    De cualquier manera, creo que el barullo de las barracas (si es que al final, se acaban colocando donde pretende el ayuntamiento) puede ser efectivamente la puntilla.
    Me pregunto si acabarán poniendo otros corrales más en las afueras y se acabará llevando los astados a los corralillos en camión.

  • estafetakoa

    Creo que se ha llegado a insinuar construir unos corrales grandes en santo domingo. Depende de cómo va el proyecto de polideportivo y parking en la zona demandado por los vecinos hace años. Pero bueno, el ruido de las barracas seguirá estando al lado. El silencio y esos sonidos tan del encierrillo desaparecen, eso seguro.

  • pamplonudo

    La evolucion de la ciudad esta provocando que muchas de las antiguas tradiciones se vayan acabando.Me imagino que al Ayuntamiento no se lo pensara mucho a la hora de eliminarlo ya que pese a su tradicion,su belleza y su mistica es absolutamente minoritario.La superviviencia de actos como este,minoritarios pero historicos demuetra la sensibilidad del consistorio.Veremos la de este.

  • Flanagan

    Y yendo un poco más allá, aparte de los problemas del encierrillo, no sé si nos damos cuenta de otro aspecto que puede tener su influencia en el desarrollo del encierro: me juego lo que queráis a que ningún toro va a poder conciliar el sueño en los corrales de Santo Domingo durante la noche teniendo las barracas debajo literalmente. Saldrán a las 8 desquiciaos. Si fuese yo me jartaría a dar cornadas a diestro y siniestro.

  • pamplonudo

    Parece ser que los veterinarios han dicho que el tema del ruido no deberia ser problema para que los toros descansen.Si hubiera algun problema la comision del encierro ha propuesto que se meta Lekuona a las 00:00 horas en los corrales de Santo Domingo a ponerles tapones a los morlacos.Iria cada dia con la camiseta de un jugador de primera division y despues seria entrevistado en Cuatro por Emilio Muñoz, Antoñete y Manolo Moles para hacer un analisis de como ha visto a los toros antes de acostarlos.

  • rajauta

    También creo que ese silencio del encierrillo se pierde por el entorno de las barracas, por eso el encierrillo no volverá a ser lo que fué. A no ser que se le busque otra ubicación a las mismas.

  • Garcinuño

    Por alusiones, debo aclarar que la comisión ya me ha hecho esa petición, pero estoy en un mar de dudas ya que entraría solo, con lo cual no tendría a nadie a quien quitarme de enmedio. Y quisiera aclarar a pamplonudo que también tengo camisetas de pelotaris.

Los comentarios están cerrados.