Eskailerako afariak: ¿Cosas de mayores? Helduentzako gauzak? 5


Las cenas de escalera son un acto  bonito y emotivo. Al reencuentro con otra gente, mucha de la cual no ves salvo  en fechas sanfermineras, le siguen el típico brindis, los sabrosos y amplios  menús o el sueño del día siguiente si la cosa se alarga más de lo normal.

Sin embargo, viendo la asistencia  en mi peña a las mismas, me pregunto lo siguiente:

¿Hay relevo generacional?

La media de edad se eleva cada  año y aunque vemos a los jóvenes en otras actividades peñeras e incluso, en el  tendido, parece que no terminan de engancharse a estas  cenas.

Cierto es, que la situación  actual  de crisis puede influir en  que la gente prefiera ahorrarse ese dinero, pero la escasez de público joven salvo en días de fin de semana resulta preocupante.

Mucha de la gente que era  habitual ha ido desapareciendo por diferentes circunstancias, pero vemos año a  año que no viene nadie a sustituirles.

El hecho de que cada vez haya más  eventos, fiestas de las peñas, de barrios también puede hacer que la gente se  sature, pero creo que estas cenas, tienen un componente más emotivo  o romántico que juerguista o culinario. Y  sería una pena que fuesen a menos.


5 ideas sobre “Eskailerako afariak: ¿Cosas de mayores? Helduentzako gauzak?

Los comentarios están cerrados.