Los pelos como escarpias 7


Ahí van otros 3 relatos más de los 20 seleccionados.

Enhorabuena a todos, todos. Disfrutad de estos 5 minutos más de microrrelatos para mantener un día más «los pelos como escarpias».

Ya falta menos!.

6 DE JULIO Y YO AQUÍ,  de María Lorca

6 de julio, sí, es 6 de julio, Txupinazo y yo aquí; aquí, ¿qué es lo que hago aquí? Porque no estoy allá donde quisiera estar. Sí, son las 7 de la mañana me levanto como me levantaría probablemente allí, no podría dormir más, la emoción de San Fermín… pero no, estoy aquí, tengo que trabajar, creí que sería más fácil… tendré otros días… el fin de semana… no, nada es comparable.

No, no quiero estar aquí, una sensación extraña se está apoderando de mi, va a ser un día largo… bip bip… un mensaje, mi hermano, la emoción, el no va más… y se me cierran los ojos… bip bip… una amiga mía… el pañuelo, la ropa blanca, el almuerzo, la ilusión… bip bip bip bip bip… no puedo más y rompo, rompo a llorar… son las 12 y la gente aquí no siente nada, es un día más, y mi corazón se acelera viendo a cámara lenta la ciudad en rojo y blanco, PUM… VIVA SAN FERMIN, GORA SAN FERMIN… y la alegría se dispara en Pamplona y yo me quedo aquí mirando la pantalla del ordenador y diciéndome que nunca más… que una y no más…

EL SANTO MORENICO, de Guillermo Cano

Todo en contra: la hora, el sueño, la fatiga… Era imposible que llegaras a tiempo, pero has llegado a tu sitio, donde has visto la procesión durante años, cuando eras pequeño y no trasnochabas tanto como ahora…

Sin más aviso que un alegre rumor llega la comitiva: los cabezudos y los kilikis (¡que no me peguen mucho, por favor, que la resaca no perdona!), los zaldikos y los majestuosos gigantes. Suena la música de La Pamplonesa y de repente… ahí está él.

No oyes nada. Sabes que fuera hay jolgorio, pero dentro de ti todo calla. Ya no hay resaca, ni cansancio, ni sueño. Solo el Santo morenico. Solo su egregia figura bendiciendo a la ciudad, su ciudad, con el pañuelico rojo bien anudado al cuello. Ese pañuelo del cual nos colgamos los pamploneses en momentos de agobio cuando necesitamos de su intercesión. Y la lágrima brota, incontenible, limpia, y aplaudes a rabiar. Y la garganta tiembla cuando gritas lleno de emoción “¡VIVA SAN FERMÍN!”.

Después, el resto del cortejo. Es vistoso, muy bonito. Pero pierde importancia: San Fermín te ha mirado a los ojos, te ha sonreído, te ha dicho “Buen hijo de Pamplona, estoy siempre contigo”

SENSACIONES, de Mari Carmen Apezteguía

Lentamente, voy anudando el pañuelo en mi muñeca. 
La faja rodea mi cuerpo en un sensual abrazo, mientras sus flecos acarician mi pierna.
La imagen reflejada en el espejo me confirma lo que ya sé, estoy guapa de blanco y rojo.
Sobran más adornos.
Avanzo, con pasos rápidos y firmes hacia la Plaza Consistorial.
Arropada por cientos de personas, supongo que con parecidas sensaciones.
El vallado viene a saludarme. Otro estremecimiento. Otra sensación. 
11’45. La fachada del Ayuntamiento observa orgullosa la marea humana a sus pies.  Yo, apenas siento su presencia. 
El corazón aumenta el ritmo, hasta ahora acompasado.  Falta tan poco…
¡Las 12!  Estalla el cohete  y todo estalla con él. Una lágrima recorre mi rostro… como cada año.
Salto, río, grito, lloro…. y los sentimientos surgen unánimes mientras anudo el pañuelo en mi garganta, esa garganta de la que, en un perfecto dúo junto a mi ser entero, brota con fuerza,

¡Viva San Fermín!

¿Explicarlo? ¿Comprenderlo?

¡VIVIRLO!


7 ideas sobre “Los pelos como escarpias

  • Guille

    Estoy muy contento de que se haya publicado mi relato «El Santo morenico», pero me he quedado decepcionado al ver que, espero que por error, se han omitido las últimas frases….

    Esperando que se trate de un error, completamente perdonable, y modificable, añado las frases que faltan tras el «¡VIVA SAN FERMÍN!»:

    «Después, el resto del cortejo. Es vistoso, muy bonito. Pero pierde importancia: San Fermín te ha mirado a los ojos, te ha sonreído, te ha dicho “Buen hijo de Pamplona, estoy siempre contigo”

    Gracias

  • Vir

    Estoy flipada con lo bien que escibe y describe la gente, pero ya empiezo a echar en falta vuestras tonterías habituales, vuestras recetas, vuestras batallitas y hasta vuestras australianas!!!

  • joseba

    Mil perdones, Guille.
    Ha sido un error al copiar el relato.
    Ya hemos subsanado el error en el post de hoy y añadido el párrafo final que faltaba.
    ¡Gracias por la corrección!

  • pamplonudo

    Yo ,despues de leer varios microrrelatos,me queda una duda.¿Por que desde que yo no vivo el comienzo de las fiestas desde la Plaza Consistorial ,las aussies enseñan las tetas?¿Es merito de las nuevas generaciones de pamploneses,acostumbrados ya a la globalizacion, o demerito de los arcaicos?En mi epoca solo recuerdo austrialianos y neozelandeses como armarios roperos y mas morenos quel copon.Yo..por comentar…

  • Guille

    ¡Gracias Joseba! Eres muy amable al corregirlo tan pronto.

    ¡Gracias también a los demás!

    Un abrazo y …. YA FALTA MUCHO MENOS!!

Los comentarios están cerrados.