Metamorfosis, transgresión….¿o solo gamberrismo? 3


Los artículos de ésta semana me han dado pie a hacer unas consideraciones sobre el cambio radical que se suele dar en Sanfermin.
La gente que vive las fiestas de forma digamos sana, suele cambiar su modo de comportarse. Esto se suele traducir normalmente en ser más abierto, buscar el lado divertido de las cosas, disfrutar sin preocuparte de mirar al reloj y hacer el tipo de cosas que uno de normal no hace por pudor o convenciones sociales (por supuesto sin hacer el cafre).

Por otra parte siempre se ha dicho que éstas fiestas tiene un componente transgresor, de desafío a las normas y la autoridad imperante. Y si no, que se lo digan a la gente que vivía las fiestas hace 40 o 50 años, en tiempos del abuelo Patxi…
El riau-riau antes de que nos lo cargásemos entre todos era un desafío a la corporación municipal en unos tiempos en que llevar la contraria a los que mandaban era bastante más peliagudo que ahora.

Ahora bien, ese romper las normas y llevar la contraria al sistema no hay que confundirla con dedicarse a hacer el cabrito, montar la bronca y pensarse que como son fiestas vale todo y el vecino tiene que aguantar lo que le echen.
Hay mucha gente que en Sanfermin se transforma y es para bien, sacando una faceta con gracia y casta, que no hubieras imaginado el resto del año (y que se evaporará el día 14 tan rápidamente como se encendió el día 6).
Sin embargo hay otros, visitantes y también algunos de casa, que tienen el gracejo en sus partes nobles y que más les valía irse a Salou a tostarse al sol.
Como por ejemplo, el tarugo éste del vídeo.


3 ideas sobre “Metamorfosis, transgresión….¿o solo gamberrismo?

Los comentarios están cerrados.