Nuestros gigantes. 3


Esta semana hemos habremos leído u oído todos la concesión de la Medalla de Oro de Pamplona a nuestra querida comparsa de Gigantes y Cabezudos.

La Comparsa, que la va recibir en 2010, tiene sus orígenes en el año 1860, cuando el Ayuntamiento encargó al escultor Tadeo Amorena la construcción de 4 parejas de gigantes que representaran a los cuatro continentes o razas que en esa época se conocían: blanca, amarilla, moro-negra e indio-americana (Europa, Asia, África y América). Esta corte de reyes está en la actualidad acompañada por su escolta de cabezudos, kilikis y zaldikos, en total 25 figuras de cartón piedra que conforman la Comparsa, un elemento fundamental de las fiestas de San Fermín.

Qué buenos ratos hemos pasado todos,cuando éramos niños, y ahora que somos mayores también. Aunque algunos, los más pequeños, a veces se asustan y lloran como si les fueran a engullir. Los gigantes miden entre 3,85 y 3,90 metros, aunque colocados sobre el encargado de bailarlos pueden llegar a los 4,20, y su peso puede oscilar entre los 59 y los 64 kilos. Debido a su tamaño los más pequeños los miran entre asombrados y asustados.

El rey europeo es ‘Joshemiguelerico’ y la reina ‘Joshepamunda’, la pareja africana se llaman ‘Selim-pia Elcalzao’ y ‘Larancha-la’, los monarcas americanos tienen por nombre ‘Toko-toko’ y ‘Braulia’, y los asiáticos ‘Sidi abd El Mohame’ y ‘Esther Arata’.  Con sus bailes nos emocionan y nos ponen los pelos como escarpias, sobre todo en la Plaza Consistorial.

Por su parte los kilikis, que representan al cortejo de ediles y su misión es asustar y divertir a los niños, son seis figuras, de cabeza más pequeña que los cabezudos, que van armadas con unas vergas de espuma con las que golpean a pequeños y mayores.

‘Coletas’ y ‘Barbas’ son los más antiguos, ‘Caravinagre’ el más conocido y ‘Napoleón’, ‘Verrugas’ y ‘Patata’ completan el sexteto.

Los cabezudos preceden a los gigantes, son los serios de la comitiva porque no bailan y caminan muy dignos y llaman la atención por sus enormes cabezas, de hasta 2 metros de perímetro.

Son el ‘Alcalde’, el ‘Japonés’, la ‘Japonesa’, el ‘Concejal’ y la ‘Abuela’, que fueron comprados en 1890.

Completan la comparsa los seis zaldikos, mitad humanos, mitad caballos, que también persiguen con sus vergas a los más pequeños.

Ya que el año que viene celebran su 150 aniversario, e imagino que el Ayuntamiento les hará su más que merecido homenaje. Ciertamente quiero trasladar mi admiración a todos los componentes de la Comparsa, ya que conozco el duro trabajo que supone bailar a los gigantes durante tantas horas de fiesta, así como a los que llevan a los kilikis y cabezudos. Gracias en nombre de todos los pamploneses. Creo que los gigantes y cabezudos son de todos y cada uno de los pamploneses, un trocito pequeño.


3 ideas sobre “Nuestros gigantes.

  • pamplonudo

    Los Gigantes y cabezudos son fundamentales en la fiesta.Para una parte de la poblacion las fiestas practicamente son los gigantes,ya que la mayoria de los crios es lo que mas disfrutan.Creo que son un orgullo para los pamploneses y que como ya hay gente que lo pide,deberian lanzar el txupinazo el año que viene.

  • Sanferman

    Algún día alguien sabrá responder a esto: si lo hemos pasado tan mal de txikis con los kilikis, ¿por qué nos empeñamos en hacerlo pasar así a nuestros hijos cuando somos padres? Vemos que sufren y hala, más cerca.

Los comentarios están cerrados.