Nuevas parejas 1


Me ocurrió hace un par de años.

Una tarde quise aislarme de toros y bullicios y me acerqué a la Plaza de la Cruz, a la verbena de los abueletes.

Pasodobles, Mocedades, música latinoamericana de los años 50 y algo de Bisbal. Trenecitos, risas, maridos sentados en los bancos mientras sus esposas bailaban por parejas.

Y entonces les vi. Ella, arrobada, miraba con cariño y al mismo tiempo con deseo a su compañero, que la hacía girar una y otra vez, como una peonza.

Sofocada, se sentó a mi lado y, como disculpándose, confesó:

 —Él nunca me sacaba a bailar.


Una idea sobre “Nuevas parejas

Los comentarios están cerrados.