Obras III Certamen Microrrelatos San Fermín


Título  Conociendo a Fermín  Autor  Saralegui Sticco, Raquel   María

Antes de vestirme para ir al trabajo, enciendo el televisor y el 7 de julio me sorprende en la pantalla. Tanteo la cama, me siento a mirar el chupinazo y enseguida me acuerdo de papá. Del viaje juntos, pocos años antes de su muerte, a Pamplona: sus ojos mañaneros, temerosos, y la sonrisa ancha al verme llegar indemne de los encierros, hazaña que luego celebrábamos, de paso en paso, por las tabernas; la alegría de conocer Ujué, Sangüesa, donde vivieron mis abuelos antes de echar raíces en la Argentina; la nota que escribimos al volver para el diario donde trabajábamos, él contando el colorido de la fiesta, yo, la experiencia de corredor novato. Mi mujer sale del baño, le señalo las imágenes. “Qué lindo, y aquí con este frío”, se ajusta la bata y sale a buscar a Fermín que lloriquea. Lo deja en mis brazos, acaricia mi espalda, que va a preparar la mamadera, dice. Agarro una manito de mi hijo, le digo al oído que algún día nosotros también vamos a ir, cuando la cámara se detiene, en un balcón colmado, y no lo puedo creer: papá, entre dos hombres, está mirándonos. Papá, conociendo a Fermín. 

Título  A SAN FERMÍN NOS VAMOS   Autor  sánchez hoyos, jairo   manuel

A SAN FERMÍN NOS VAMOS Llegué puntual, subí a unos de los balcones. Abajo, un mar de tomate maduro. Suena el chupinazo, me bajo, corro entre contento y avispado. Reconozco Al que estaba en el palco conmigo, es Joaquín Llundaín, canta duro su vals, la masa le hace coro con mucho decoro. Es “La Alegría Por San Fermín”. Yo también me llamo Fermín, que según mi abuela significa guapo, fuerte, valiente, firme y valeroso. Corre, corre, que van los toros al coso. Ayer los aprecié en los corrales de Santo Domingo. Canto con el pueblo ¡Viva San Fermín! Gora, Gora San Fermín”. Corremos, corremos, de blanco y carmín. Mari Gamuza fue la del chupinazo hoy, me saluda, me lanza una bermuda, la guardo para la prosperidad y la fertilidad, pues pertenece a unos de los “Cabezudos”. En esta acción retardataria, se me viene una mole. ¡Cuidado! Me grita a tiempo Ernest Hemingway, me salvo por un pelito; pero el animal estrelló su pitón en la yugular del de Alcalá de Henares. Así lo registra José María Pérez Salazar, Corresponsal del Diario de Navarra. Que susto, pero no desistiré, mañana en el Quinto Encierro, seguiré corriendo delante de la muerte.            Autor, Jairo Manuel Sánchez Hoyos.

 Título  EXTRAÑO   Autor  HERAS MARTÍNEZ, AGUSTÍN DE   LAS

Había pasado la noche durmiendo bajo miles de puntos luminosos. En eso, esta ciudad se parecía a mi tierra. Ambas tenían un techo similar en la oscuridad. Y cuando ya la luz empezaba a invadir el día, oí hasta tres cánticos extraños que no pude entender. Tras una explosión en el aire la puerta del corral se abrió. Un viejo amigo de la infancia que estaba junto a mí me dijo que hiciera lo que viera. Que no me separara, que fuera con los demás e intentara pasar desapercibido sin ser un valiente. Mi corazón quería explotar y simplemente corría y corría por unas calles dibujadas por vallas de madera. De vez en cuando miraba de reojo a mi amigo que algunas veces me adelantaba y otras me empujaba sin querer. Unos hombres ataviados de color como la hierba, golpeaban con una vara y dirigían al resto. Tras unos minutos interminables, el recorrido acabó en un espacio enorme, circular, donde pude reunirme con mi amigo. Pensamos que todo había acabado cuando una tela de colores vivos, moviéndose, nos indicó la salida. Una última embestida nos hizo escapar de allí.