Obras III Certamen Microrrelatos San Fermín


Título  EL GUAPO   Autor  CHARA,   ALBERTO

El 7 de julio se acercaba y todo estaba preparado, las callecitas de Pamplona esperaban ansiosas los encierros, la algarabía hacía cúspide en los labios sonrientes y en el aire se palpaba la alegría y la devoción por San Fermín. El Guapo, así lo llamaban, quería sorprender a todos y ser el héroe Sanferminiano, sin caídas, sin golpes y sin heridas; solo era cuestión de entrenarse hasta el extremo y administrar sus fuerzas adecuadamente. Y el 7 de julio llegó, el Guapo miró a todos casi sin mirar, solo faltaban minutos aunque parecían horas interminables, cerró los ojos durante algunos segundos para concentrarse y luego los abrió muy grandes, para no perder su vista panorámica. 7 de julio, San Fermín… El Guapo inicia su carrera midiendo sus movimientos centímetro a centímetro, las imágines pasaban a su alrededor en cámara lenta, aunque su velocidad crecía a pasos agigantados y el Guapo… llegó a destino sin caídas, sin golpes y sin heridas. El Guapo llegó a la meta sin lastimar a nadie, porque el Guapo, era… ¡El toro mas bueno de Pamplona! 

Título  AFORTUNADOS   Autor  Castillo Peinado,   Carina

Son las 8 en punto. Ya baja la marea blanca/roja/negra por la calle Estafeta. Desde la habitación de este hotel de cinco estrellas tengo una privilegiada panorámica del recorrido mientras saboreo una copa del vino más caro de la bodega, con cuidado de no manchar mi ropa, tan delicadamente planchada y perfumada por el servicio. Mi amante dormita semidesnuda entre las sábanas, aferrada al collar de perlas que le regalé anoche. Parece que no le interesan las fiestas populares. En cambio, a pocos metros del balcón, observo a las muchachas viviendo la tradición, aunque sea desde la barrera, jaleando por fuera, rezando por dentro para que el encierro sea limpio. Pero para encierro el que se ha convertido mi vida. Ojalá fuera como los hombres de ahí abajo: AFORTUNADOS, valientes, apasionados, sencillos. Lástima que no me educaran así porque, al igual que con el amor y la felicidad, el valor tampoco se compra con dinero. Qué curioso, es la primera vez que pienso en esto ¿será un mensaje de San Fermín?

 

Título  LA ULTIMA CARRERA   Autor  LOSADA PENA,   GLORIA

Esperaba nervioso e inquieto que llegara la hora. No sabía con seguridad a lo que tendría que enfrentarse. Sin embargo, en el momento en que todo comenzó, no dudó un instante que debía correr, escapar, perseguir…. y así lo hizo, con furia, con rabia, escuchando el latido de su propio corazón, sintiendo el rítmico palpitar cada vez más rápido, agitado por el esfuerzo y el miedo. A veces algún obstáculo se interponía en su trayecto haciendo crecer dentro de sí una ira desconocida que le empujaba a destruirlo, a librarse de todo lo que le impidiera llegar a ese espacio todavía desconocido que le otorgaría la seguridad perdida. Y cuando por fin pisó el terreno arenoso y frío se sintió bien, protegido, cobijado. Supo que aquel era su sitio. Por eso, cuando aquella tarde alguien le llevó de nuevo a la plaza, no dudó en luchar con ahínco contra aquel hombre que tal vez pretendiera quedarse con lo que él consideraba suyo. Pero a pesar de sus esfuerzos acabó perdiendo y cuando el frío metal del estoque atravesó su corazón, no pudo dejar de pensar que de poco había servido aquella última carrera. Le habían arrebatado su espacio.