Textos participantes en I Certamen de Microrrelatos San Fermín (XXX)


– Poesia  –  , Viviana Katherine Quispe

Una estrella,  es verdad, en el cielo con toda su belleza puede ser para el poeta que lo mira una verdadera poesía pero yo os digo que dirigiendo luego la mirada al pueblo querido como lo haría seguro el poeta, entonces sentirán como yo ahora lo siento, la magia de la algarabía, en una copa de vino que alguien me ha dado luego que me ha dicho: “hoy en la tarde un toro en la corrida me ha corneado” y yo pues, entonces, que lo he abrazado, le he dicho: “toma mas vino, Buen Hombre, que el dolor por él, se calme, y calme como todos calman ahora, lo ves, las penas del alma, en una celebración, sin freno de una noche sin estrellas, donde el poeta fracasaría seguro, si ha describir se dispusiera, el tamaño de la alegría que ahora se vive en esta fiesta; cuando todos como una sola alma se han abrazado; al compás del vino alegre, y al son de una música lejana, hermosa. 
¡Viva, viva la fiesta de San Fermín!

–  San Fermín te espera  –  , Miguel Alfredo Quispe

“El que vino a este mundo y no toma vino, ¿a que vino?” 
Hay momentos en la vida de todo ser que no puede resistir la fuerza de su ímpetu ni el ardor de su corazón. ¿Entonces que sucede? que el aroma de Baco se funde con las corridas para despertar en San Fermín la magia de una algarabía que solo y es única, allí; una poesía de energía que a lo largo de siete días, liberan al poblano de los rigores de la vida, y hay de aquel que no toma vino, vino todavía en esos días, pues como dice la frase del principio:”el que vino a este mundo y no toma vino,¿a que vino?” mejor, Amigo; alza tu copa y baila al son de esa canción, que si Brasil tiene su carnaval, nosotros, los de Pamplona, tenemos nuestra fiesta, la fiesta de San Fermín.
¡ Y salud ¡

–  Me voy a los San Fermines  –  , Benito Gonzalez

“Traigo una rosa de la incógnita cueva de mis deseos. Se la arranqué al viento que eleva los mares.  La corte en el desierto donde la soledad es eterna.  y llego a ti amado mío a dejar en tus manos, la belleza del universo, en la que se encuentra flotando en sus pétalos mi amor por ti, que es viento, mar, y calido desierto.”    ¡entiende ahora cuanto te quiero!    ¿Si?   ¡pues ala, ahí te quedas “bobo” me voy a los San Fermines!