XI Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín


LA LIBERTAD ERA ESTO

Pedro Antonio Cano Martínez

El toro no se despertó ni tarde ni temprano porque no había dormido un carajo, desbordado por el ajetreo y ajeno a una compañía de semejantes que le resultaba indiferente; solo tenía ganas de correr, de huir hacia adelante, hacia donde fuera; de salir de allí.
De pronto, se multiplicó el nerviosismo y el ruido y se abrió una puerta hacia la libertad. Corrió, corrió y gozó de su condición como nunca había imaginado que fuera posible hacerlo. La libertad no era lo que por un corto instante había barruntado; era un enjambre complejo y estridente que sin embargo le resultaba estimulante y febril.
Había numerosos obstáculos y el suelo parecía más duro que de costumbre, pero el delirio que sentía le ayudaba a salvarlos sin titubeos, como aquel delantero centro inglés de Osasuna que marcaba siempre que fuera al primer toque y sin pensar, poniendo el talento adquirido durante años al servicio de la inspiración del momento.
Y de repente, sin saber cómo, se sintió liberado por el esfuerzo y por la vanidad de haber superado el trance más difícil de su corta y larga vida, y se sintió feliz, feliz como nunca, en medio de la muchedumbre y de la plaza.
 

PLANETA 204

Saioa Villar Sola

Pamplonesas, Pamploneses. Tenemos un importante mensaje que daros. El estado de la Tierra, las guerras y el cambio climático nos impulsaron a tomar medidas drásticas para dar continuidad a la especie. Durante décadas hemos observado diferentes ciudades en busca de gente única para reproducir una civilización sin igual. A este experimento le hemos llamado: Planeta 204, y vosotros habéis formado parte de él en vuestras fiestas.
Hemos analizado minuciosamente el modo en que os organizabais y convivíais armónicamente en subgrupos, en vuestro caso: los del baile de la alpargata, los de la procesión, los de los gigantes, los de los toros, los de la pelota, los de las peñas, los de los fuegos, los del kalimotxo… Pero habéis ido más allá y habéis compartido cromosomas intercuadrillas, forjando una categoría común, genuina y sin discriminaciones a la que hemos llamado: LOS DE AQUÍ, los de Pamplona.
La iniciativa ha sido un éxito. La información genética que vuestros antepasados han infundado en vosotros y que hoy persiste, son la prueba de que vivir 9 días con alegría… ¡Es posible! La continuidad de la humanidad está en vuestras manos. Viva San Fermín. Gora San Fermín.  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.