Certamen Escalera Edición 4º peldaño


EL DÍA 6, A LAS DOCE DEL MEDIODÍA

Natxo Gutiérrez Juarros

Allí te esperaré, como cada 6 de julio, cuando a las doce del mediodía el cohete rasgue el cielo y sobre la plaza Consistorial caiga un sonoro ‘Viva San Fermín, Gora San Fermín’, que eriza el vello y enciende los corazones. Allí estarás también tú o en cualquier otro rincón donde se celebre la fiesta esperada, que este año tendrá un sentido de comunión por lo sufrido pero, por encima de todo, por lo vivido. Y allí también saltarás de alegría y te fundirás en abrazos, de los que verdaderamente contagian emociones y propagan el virus de la empatía, que es el que nos hace iguales y nos ayuda comprender que necesitamos unos de otros. Allí estarás, seguro…., el 6 de julio, a las doce del mediodía.  

LA FOTOGRAFÍA

Diego Collado Mazo

Hoy, ordenando cosas en casa, dentro de una vieja caja de galletas de latón, he encontrado una fotografía que por el color parece de los años setenta.
En ella se ve a una pareja que rondan los sesenta años, quizá menos, posando abrazados. Los años de ahora no son como los de antes. Mis abuelos decían que por la mañana iban a la escuela, y por la tarde ayudaban en casa, desde los diez años. Eso marca un carácter y también desgasta el cuerpo. Mi abuela lavaba la ropa con agua gélida del lavadero, allá en el pueblo, y también cuidaba de sus ocho hermanos pequeños, algunos poco más pequeños que ella. Mi abuelo acompañaba a su padre por los pueblos para vender ganado, aprendiendo más de la vida que del oficio, pero aprendiendo también que cuando no se tiene mucho más, la palabra es tu mayor capital.
Esa pareja de la fotografía no eran ellos, pero bien podían serlo. La misma mirada honesta, las mismas manos enrojecidas por el trabajo. El mismo rostro tallado por duros años, pero satisfecho de haber hecho siempre lo correcto.
Quizá una de esas personas de la fotografía fueses tu mismo/a.
Ya me falta menos para saberlo.