Running from crazy


En un anterior post anuncié que la nieta de Ernesto, Mariel Hemingway, había participado en el documental Running from crazy, que muestra su testimonio sobre la presencia de la enfermedad mental en su familia. Ese documental fue estrenado el pasado 18 de noviembre en ZINEBI, en el Festival de Cine de Bilbao, y fue su escarizada directora, Barbara Kopple, la encargada de la presentación.

En la página del festival podíamos leer lo siguiente:

Producida por una de las grandes estrellas de la televisión norteamericana, la presentadora Oprah Winfrey, estrenada recientemente en el Sundance Internacional Film Festival (Utah, EE.UU) y seleccionada en el Tribeca Film Festival de Nueva York, esta película, de 104 minutos de duración, está basada en la historia de una de las grandes familias de la cultura norteamericana, los Hemingway. En un tono intimista y algo melancólico, Barbara Kopple nos muestra los momentos más brillantes y algunos de los secretos más inquietantes de esta singular dinastía de intelectuales y artistas encabezada por Ernest Hemingway, uno de los maestros de la literatura de ese país, Premio Nobel en 1954, que se suicidó con un disparo de su escopeta de caza en 1961. Este sorprendente e intenso documental tiene como protagonista a Mariel Hemingway, una de las nietas del escritor. Running from crazy se propone explorar la presencia en su entorno de la enfermedad y de la autodestrucción. Mariel, que siguió los pasos de su hermana y supermodelo Margaux en el mundo del cine, fue muy elogiada por la crítica internacional y su fulgurante estrellato acabó por crear una profunda fractura entre ellas. A partir del retrato biográfico de Mariel, la observación valiente de Kopple entrelaza en el metraje imágenes de archivo con otras filmadas en su vida cotidiana actual y se centra en los avatares de la tortuosa relación entre las dos hermanas, sus diferencias, sus mutuos recelos y el trágico suceso final del suicidio de Margaux. Mariel trata hoy de conducir su vida de una forma equilibrada y rigurosa, con una férrea voluntad de combatir sin tregua y esquivar la oscura amenaza de un final que en ella parece constituir una marca de nacimiento.

Sería una pena que, por ejemplo GOLEM, no se lanzara a poder estrenar ese documental en Pamplona, con los lazos que esta ciudad mantiene con el autor en un documental con imágenes de las fiestas y del encierro. Ahí dejo esa petición.