Kilikis


La duda 7

Ya sabéis que la empresa californiana Facebook ha adquirido la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp. Según el fundador de Facebook, Marc Zuckerberg “la combinación de ambas aplicaciones ayudará a acelerar el crecimiento y la participación de los usuarios a través de ambas compañías”. Ya veremos cómo nos afecta a los usuarios en el día a día; yo soy un fan de Whatsapp y no tanto de facebook, aunque también tengo cuenta.

Y precisamente a través de Facebook me llegó una instantánea relacionada con los sanfermines, ya que en ella se aprecia a Napoléon y Berrugón persiguiendo a varios niños.

Hay varias cosas que me sorprenden a primera vista, por ejemplo la ropa de los porteadores de los kilikis que no se parece a la actual. La indumentaria de los chavales, oscura, me hace pensar de qué se trata de una foto muy antigua, antes de que las peñas empezaran a introducir el uniforme blanco de la actualidad en la fiesta.

Pero al observar detenidamente la foto, no reconozco en qué lugar de Pamplona se sacó la foto en cuestión. No consigo averiguar en qué parte de la ciudad se encuentran, hasta me hace dudar si se trata de nuestra Iruña. Os agradecería que me ayudarais a resolver el enigma, que para alguno quizá no lo sea.

Gracias de antemano.

kilikis 2014


El día que se me fue la Olla. 6

A quien no le ha pasado???, quien no ha tenido un lapsus en su vida???, quien no ha ido a hacer algo y en el último momento ha dicho….”ostia!!!, que tengo que hacer???”, quien no la ha “cagado” en alguna ocasión???…..

Pues bien, a un muy buen amigo mío, y a un servidor, nos pasó, si, literalmente se nos fue la olla, y claro, con ella, nos cargamos toda la coreografía, y como no hay justificación que valga, os dejo la muestra, para que opinéis, no solo van a ser alabanzas por aquí, y por allá……, que dentro de este cartón-piedra también tenemos nuestro lado humano, y como tales, TOD@S cometemos errores.

Aprovecho la ocasión para pedir disculpas a TOD@S mis compañer@s por tal ridículo.

Espero que os guste el video.

Un Saludo,

 

Toko-Toko


Groupies 5

Tomando el sentido más estricto de la expresión (según la wiki) la palabra groupi definiría a la persona que quiere tener intimidad emocional o sexual con un músico famoso. El término se aplicaba más al género femenino que al masculino.
Evidentemente esta definición se ha ido modificando y ampliando y a día de hoy podríamos definir como groupi a la persona (hombre o mujer) que sigue de manera incondicional a su ídolo, ya sea cantante, actor, deportista, etc. Hasta algún que otro escritor tiene hordas de seguidores tras de sí.
Pues el caso es que durante estos Sanfermines me he enterado que algunos de los protagonistas de las fiestas también tienen sus groupies. Ya sabíamos que los grupos musicales que actúan en la Plaza del Castillo o en la Plaza de los Fueros tienen sus groupies que se están horas pegad@s a las vallas de la primera fila del escenario para ver de cerca a sus ídolos. También los cantantes de la Plaza de la Cruz tienen sus groupies, aunque estas suelen ser octogenarias y sin ganas de tener intimidad sexual con ningún miembro de Fórmula V.
Otras groupies tradicionales sanfermineras son las de los toreros. Se agolpan en la entrada al Patio de caballos para ver bajar de la furgo a los diestros. Las que están dentro del Patio se lanzan a darles besos y tirarse fotos. Y la leyenda dice que incluso en los halls de los hoteles alguna groupie espera con el fin de conocer más a fondo a las figuras. Algún locutor taurino acartonado también pensó que su relación con los toreros y su «imponente» presencia le granjearían los favores de alguna groupie, con su consiguiente decepción.
También hay groupies de los Gigantes, de la Pamplonesa, de los divinos, etc… Pero este año me he encontrado con el grupo de groupies más fiel y tenaz. Son las groupies de los txarangueros. Parece ser que los apuestos jóvenes que componen las txarangas, con sus magníficos instrumentos, son seguidos por groupies allá donde toquen. Y en Sanfermines, donde la txaranga pasa tanto tiempo en la calle y los músicos se pueden lucir colectiva e individualmente, me consta que hacen estragos entre la mocería. Siempre que la txaranga para de tocar, veréis a los músicos intentando estrechar lazos con sus seguidoras, incluso dedicándoles actuaciones personalizadas.
Díficil resistirse a un íntimo solo de trompeta o saxo entre el bullicio de la calle. Esto que estoy contando lo confirma el hecho de que más de una pareja se ha formado entre mozapeña y txaranguero al son de «Paquito el Chocolatero» o «Tengo un tractor amarillo».
Por cierto, no os hagáis pasar por torero, porteador de gigante, escritor o músico de txaranga para intentar ligar con una groupie porque no lo conseguiréis. Os lo digo yo.


Curiosidades internas 8

Como en cada colectivo o cuadrilla que viva los Sanfermines, se suceden en cada una de ellas un sin fin de anécdotas o chascarrillos que son dignos de contar, aunque muchos de ellos no se personalicen para no producir ciertas risas de uno, a no ser que haya una cierta confianza. También existe la posibilidad de que se haga intencionadamente para que las risas sean mayores, dependiendo del susodicho que la protagonice.

Desde aquí, quiero que quede claro que la anécdota que yo voy a contar no la personalizaré, ni en la persona que lo protagonizó, ni en mi compañero o compañera de mi grupo al que le tocó, con el único fin de no dar pistas ni de saber de quien se trata, puesto que aún está en vida (y espero que esté durante mucho tiempo) y no quiero que se sienta ofendido, aunque no creo que lea este relato, pero ya se sabe, Pamplona es un pañuelo, y al final todo se sabe.

Hace ya algún año, allá por los años 80, una mañana de San Fermín, íbamos desfilando por las calles del casco viejo, como cada mañana de fiestas, cuando no se sabe, si debido al gentío, o si debido al mareo producido por el esfuerzo y el calor, o de incluso un posible retorcijón de tobillo del susodicho que portaba uno de nuestros pesos, éste se cayó al suelo mientras daba las vueltas del pasacalles (ahora no sé determinar si las finales o si las de durante el pasacalles) por mucho que quiso evitarlo. Aparentemente se había dado un buen golpe, ya que una de esas caidas pueden hacer mucho daño puesto que no dejan salir al porteador del momento comodamente, dado que nuestro interior esta lleno de maderas y las hombreras llegan a abrazar completamente el cuello del porteador. El caso es que tal y como se mostraba en el periódico del día siguiente el golpetazo había sido bueno, y acudió hasta el lugar la ambulancia para atender al muchacho, que aunque afortunadamente no había caído sobre nadie, él presentaba evidentes síntomas de cuando menos, golpes que controlar y revisar.

Al llegar la ambulancia atendieron al muchacho, y ante los gestos de dolor se lo llevaron al Hospital de Navarra a hacerle las pertinentes pruebas para ver el alcance de los dolores. Evidentemente el gentío que se formó alrededor de la ambulancia fue mayúsculo, así que él insistía en que se lo llevaran cuanto antes con el único fin de huir de allí cuanto antes. Al compañero mío lo levantaron y no le pasó nada que no pudiera ser solucionado por un buen artesano a su llegada a la Estación de Autobuses. Pero la curiosidad del caso fue, que cuando la ambulancia transcurria por la Avenida del Ejercito, el muchacho se incorporó de la camilla como si nada le hubiera pasado, pegó al cristal que separaba la cabina de la zona de la camilla e hizo parar a la ambulancia, seguidamente les demostró que estaba en perfectas condiciones y que todo había sido un cuento para salir del apuro sin tener que aguantar el ridículo, ya que le había producido muchisima vergüenza el hecho de caerse delante de tantísima gente, y más vergüenza le daba aún que la gente le mirara y que incluso le fotografiaran para salir en el periódico (cosa que pidió que no le hicieran).
Así pues, ante la perplejidad de los equipos sanitarios de la Ambulancia, le dejaron marcharse y aún llegó a tiempo para llegar al local a esperar la llegada de todo el grupo, que al verlo no daban crédito a lo que estaban viendo, y mucho menos a lo que había sido capaz de hacer.
Un saludo,
Toko- Toko.

P.D: Esta historia está basada en hechos reales.


Solo faltan … ¡160 días! 6

La semana pasada puse un video de promoción de Pamplona para los que conocen nuestra ciudad sólo por los sanfermines.

Hoy toca video para los que conocen Pamplona y no han tenido la suerte de vivir los sanfermines.

Dura 2:28 y la verdad es que han recogido muy bien casi todos los tópicos típicos de nuestras fiestas. Así mismo creo que está hecho por «601 Producciones Audiovisuales».

Espero que os guste. Poneros cómodos para verlo no vaya a ser que los pelos como escarpias os agujereeen la ropa…A ver si aprenden los de callejeros viajeros…

Zorionak Nuria!