Certamen Microrrelatos San Fermín


XIV Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

LA ESCALERA

Sergio Capitán

Al terminar las campanadas empezaron a llegarme cientos de mensajes felicitando el año. Leí la mayoría en diagonal y contesté únicamente a aquellos que se habían esforzado en personalizarlo mínimamente. Me llamó la atención un grupo de whatsapp titulado “La escalera· al que me habían agregado, junto a cientos de personas que no tenía entre mis contactos. La imagen del grupo era un pañuelo rojo.
Un único mensaje: “1 de enero”. Sólo podía escribir al administrador, así es que el resto se limitó a dar algún corazón y pulgar hacia arriba. Por un momento pensé en salir de allí, pero finalmente puse unos aplausos.
Un mes y un día después recibí otro mensaje: “2 de febrero” y cientos de corazones.
Tiempo después: “3 de marzo”. Yo seguía sin entender nada.
En plena semana santa me llegó un “4 de abril”. Empezó a picarme aún más la curiosidad, pero allí nadie podía comentar nada.
Tras aguas mil llegó mayo y en unos días el texto: “5 de mayo”. Me encantaba aquel extraño grupo.
Aún no me había quitado el sayo cuando esta vez recibí un “6 de junio”.
Entonces até cabos. Y aquí estoy el 7 de julio, esperando al mensaje para dar un like.
 

DE VUELTA

Sergio De La Marta Cienfuegos

Te habían asegurado que volverías a estar allí. Pero no entendías cómo podría ayudarme a conseguirlo aquella enorme sala vacía. Era una inmensa cúpula blanca, como tu ropa. Te situaste en el centro y te sorprendió que, de repente, el suelo empezó a convertirse en algo rugoso bajo tus pies, y que un frío de primera hora de la mañana se apoderaba de todo. La cúpula resultó ser una suerte de pantalla con millones de nanoproyectores de realidad virtual incrustados que te sumergieron de inmediato en una estrecha calle repleta de reencuentros, conversaciones nerviosas y tensión agarrada a las gargantas. Te arroparon los saludos afectuosos de quienes te rodeaban, los cánticos implorando protección al final de la calle y la necesidad de controlar los desbocados caballos del miedo que flotaba sobre los adoquines. No habías vuelto a vivir esa sensación con aquella intensidad desde hacía más de ocho décadas. El proceso de descriogenización había durado varios meses, y la reimplantación de recuerdos no estaba resultando eficaz en todos los usuarios. Pero tú, tras el estruendo en el cielo, empezaste a notar cómo vibraba el suelo a tus pies y echaste a correr. Por fin, estabas de nuevo allí. 

ODA A PAMPLONA

Sheila Del Carmen Ascanio Pérez

En Pamplona, ciudad de fiestas y algarabía,
donde la música fluye en armoniosa melodía,
resuenan txistus y gaitas con alegría,
invitando al jolgorio, a vivir la utopía.

Las peñas se congregan con entusiasmo vibrante,
amigos y vecinos en un baile elegante,
sus voces en coro, notas que se entrelazan,
honrando a San Fermín con cánticos que traspasan.

Las calles estrechas, escenario animado,
se llenan de vida, de color deslumbrado,
en blanco y rojo, el pueblo se engalana,
celebrando con fervor, pasión que no se empaña.

El chupinazo anuncia el inicio glorioso,
y el espíritu festivo se torna bullicioso,
risas, abrazos, bailes llenan el ambiente,
la música y el gozo se fusionan fervientes.

Oh, Pamplona querida, en tu gente palpita,
la emoción desbordante, la dicha infinita,
en tus fiestas, la música resuena con ardor,
y en cada corazón late el amor con honor.

En esta tierra de encanto y tradición arraigada,
Pamplona florece con su alma enamorada. 

ANGELICAL

Silvana De Fátima Santacruz Burbano

El ángel de la guarda no protege a los pastores en el encierro. Ni le da suerte en su trepidante faena. Ni siquiera viste con alas nacarinas tal cual ave antropomorfa. Él espera el último instante antes de la cornada para indicar su carcajada.  

COMPAÑERO DE RECORRIDO

Silvia Sanz Fernández

Estiro, caliento, rezo, miro a un lado a otro. Todos hermanos, todos unidos en una misma ilusión. Correr y llegar sin un rasguño, sin un resbalón. Cantamos,  a San Fermín, pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro, dándonos su bendición, viva San Fermín, gora San Fermín. Chupinazo empieza la frenética carrera. Gritos, algarabía, empujones, caídas,  te siento al lado, grandioso, veloz, potente, corremos en paralelo.
Te observo y me observas, nos acompañamos en el recorrido, te miro y reconozco tu nobleza, sin descuidarme, porque en mi descuido está tu victoria, marcarme o darme muerte. Lo sé y lo sabes, te respeto y de momento tú también me respetas. Encaramos Estafeta, parece que lo sabes y aprietas el ritmo, y yo contigo. No quiero perderte el paso, haces honor  a tu casta, últimos metros, últimos segundos, el corazón se acelera, el espacio se reduce y tú pareces más grande y yo más torpe, más lento. No puedo fallar ahora, me concentro; seguimos corriendo callejón adentro, nuestros destinos se separan, tú sigues la estela de los cabestros, que te llevan a los corrales, yo me torno a la derecha, disminuyo la marcha hasta detenerme, me santiguo y agradezco al santo. 


XIV Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

SAN FERMÍN, UNAS FIESTAS SIN RELOJ

Santiago Villar Pallás

Con el reloj ordenamos nuestra existencia. Sabemos del mundo exterior cuando sus manecillas nos revelan un antes y un después; sin embargo, nos emocionamos cuando nos olvidamos de su cansino tictac. San Fermín, unas fiestas sin reloj, un tiempo para habitar el presente, para ilusionarnos con el mañana, para aligerar el ayer.
El tiempo rígido de nuestro quehacer diario se desvanecerá para dar paso a un tiempo elástico. A un tiempo nuevo, de luz y verano, de pasiones y fraternidades. El 6 de julio, una epidemia de alegría se extenderá por las calles de Pamplona. Mujeres y hombres, autóctonos y foráneos, ataviados de blanco y rojo, de pureza y sangre, se hermanarán para mostrarnos la senda de la felicidad. Una felicidad que no necesitará de relojes ni de mapas. Un tiempo para encontrarnos, para hacer que cada día sea un nuevo día.
 

TRADICIÓN VIVA

Santiago Cruañes Torró

El sol bañaba las calles empedradas de Pamplona, mientras la multitud vibrante esperaba el inicio de la fiesta. El aire se impregnaba del aroma del vino y el sonido de los txistus resonaba en el ambiente.

Era un momento de exaltación y valentía, y yo me encontraba inmerso en el bullicio. Me dejaba llevar, observando y capturando en mi mente los cánticos y la intensidad de cada momento.

Las corridas de toros, con su esencia salvaje y catártica, despertaban mi fascinación. Los matadores enfrentaban a la imponente bestia con elegancia, desafiando al destino en cada embestida. Era un ballet mortal que me atrapaba.

Entre risas y jolgorio, las historias fluían como el vino. El espíritu indomable de los sanfermines me envolvía, alimentando mi pasión por la escritura.

En los encierros, admiraba a los bravos mozos, cuya valentía desafiaba a la muerte. El bramido de los toros y el tronar de los cascos retumbaba en mis oídos, y mi pecho palpitaba al ritmo frenético de la carrera.

Y en plena vorágine, encontré inspiración para plasmar en palabras su esencia, que siempre permanecería en mi corazón. Pamplona, con su encanto ancestral, me cautivó y me convirtió en testigo de su belleza y su fuerza. 

CADA MAÑANA A LAS 7.00 EN PUNTO

Sara Leiva Fernández

Era curioso como justo sabia a quien contar segun que cosas y a quien no.
Como cada mañana del ultimo chupinazo mi abuelo Antonio y su nieta Esther se disponían a ver la salida de aquellos toros que mas bien parecian huir de aquellos que siempre corrian medio la multitud. Mas bien patecian que ellos eran la avestruz y no cualquier otro.
Cada noche previa a ese tan ansiado 1 de julio ellos se ponían de acuerdo para estar a la hora frente al televisor puntual bien temprano y de madruga.
Para ser sinceros a mi me daba algo de celos pues era lo unico que Papa y yo no haciamos juntos. Pues lo mismo desayunabamos que lo mismo se charlaba que se estudiaba.
A las 7 de la mañana cada dia durante mas de 15 años el me daba clases bien de biologia que de fisica que de matemáticas. Y cada noche cuando todos estaban bajo los sueños de morfeo Antonio y Sara escuchaban flamenco y con gran aire ambos cantaban. Todos los dias exvepto aquellos siete dias donde solo tenia ojos para su nieta Esther y el chupinazo cada mañana de su San Fermin ansiado… 

SAN FERMÍN EN EL CORAZÓN

Saray Guerra Mesa

Hay quienes dicen que es una fiesta hecha para el consumo de alcohol y el despilfarro, y pueden que tengan parte de razón, pero se les olvida y omiten adrede que es mucho más.
Los Sanfermines son alegría, fiesta, tradición, fe y orgullo de sus gentes, es el corazón de su tierra, su cultura, y sobre todo amor por sus raíces. Pocos sabrán que lo que vemos hoy en día es una evolución de tres fiestas distintas, que con el paso de los años sus habitantes supieron mezclar con arte y elegancia, que pocos saben lograr. Porque si algo nos sobra en España es la finura de bebernos la vida, eso a veces parece que las personas de fuera no saben lograrlo ni apreciarlo, por eso yo que no soy ni de Pamplona ni de Navarra, los admiro, porque si algo puedo decir con seguridad es que amo mi tierra, de Norte a Sur y de Este a Oeste porque está idiosincrasia la llevamos en los genes y la enarbolamos como bandera. Por eso invitó a los que quieran venir a disfrutar de esta fiesta, que lo hagan sin tapujos pero con el máximo respeto.
Disfruten, vivan, sientan la verdadera esencia de nuestra cultura.
 

ECO EN LA PLAZA

Sergio Jiménez Cornago

Seis de julio. Nervios a flor de piel. La espera se hace larga; mira al reloj. Se asoma con cautela. Miles de personas: una oleada del mismo color. La estampa impresiona; no cabe ni un alfiler. Imposible evitar que los pelos se pongan de punta. Jalean al unísono, corean cánticos, portan banderas y despliegan pancartas. El orgullo le invade por dentro.

Se acerca la hora. Los nervios aumentan. Los técnicos enchufan el micrófono, prueban el sonido y conectan la señal institucional. La prensa en posición; hoy abrirá todos los informativos.

Ya está apunto. Repasa cada coma del discurso, lo vuelve a memorizar. Tiene claro su mensaje: ha ensayado los gestos, el tono de voz y el ritmo de cada palabra. El tiempo se consume. Nervios al máximo. El reloj marca la hora. Se acerca al micrófono, da unos golpecitos y el público ruge. Allá va.

¡Pamploneses, pamplonesas! ¡Iruindarrak! Os prometo que si apoyáis mi proyecto… […] ¡Votad con ilusión! ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!

Siete de julio. Día grande, arranca la campaña. Multitud de actos. Mucho ruido y poca música. Procesión de eslóganes. Altavoces al máximo: sonido en segundo plano; débil y confuso. ¿Quién sabe si se harán huECO entre los Sanfermines? 


XIV Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

QUE SIGA LA FIESTA

Sandra Iraizoz Cia

Son las tres de la mañana. Náuseas, vómitos, agitación… otra noche que no duermo. Así es imposible. Mi cabeza no para. Enciendo la televisión a ver si me entra el sueño.
Son las siete. Suena el despertador y me levanto. Caliento la leche. No tengo ganas de tomarla. No tengo hambre. Estos días sé que he adelgazado mucho pero es que no tengo hambre, la noche de ayer fue larga, igual que las de estos días pasados.
La música de la calle es más sonora que el pitido del microondas y estoy tan absorta que no sé cuándo ha dejado de calentar. Miro a ver si está la leche caliente. ¡Qué asco, un pelo en el vaso! Definitivamente, ya no tengo ganas de desayunar.
Suenan sirenas y el grito de la gente en la calle se hace más fuerte. Tocan el timbre. Ya están aquí. Puntuales y yo, como todos estos días, sin maquillar, nunca me da tiempo. A estas alturas ya da igual. Salgo de casa.
Media hora más tarde, al coger el ascensor, miro la pantalla: primera planta. Se abre la puerta, me reciben sonrientes y con el pañuelo de San Fermín.
– Hola, María, ¿preparada para otra sesión de radioterapia? 

BAILE, SUDOR Y ASTAS.

Sandra Baz Medina Baz Medina

El baile comenzaba con aquella melodía enraizada. El corazón latiendo se adelantaba. Algo indescriptible recorría mi espalda. El nerviosismo se contagiaba y todos los participantes se miraban con esa incertidumbre del que espera a una amada. Las puertas se abrieron y el encuentro se acercaba. Primero el ritmo la mantenía alejada, después, sin darme cuenta, la sentía en mi espalda. Hubo un momento del baile en el que pude acariciarla pero, en ese mismo instante, de pareja se cambiaba. Como al que separan de su amada, algo deshizo el hechizo y el baile para mí se acababa. Traicionera asta, que no había bailado conmigo, me atravesaba. El ensimismamiento primero me llevaba a la nada. Tendido en el suelo por el tropiezo de un baile en el que se fue mi enamorada, sentí el olor y el calor de la sangre que derramaba. Aquella asta primera me había regalado lo que yo más deseaba mientras otra, sin miramiento, me desgarraba. El fin del baile llegaba y yo había perdido a mi enamorada que me había brindado su baile, el que yo más deseaba.  

SAN FERMÍN

Santa Gimeno Mata

SAN FERMÍN
Siete de julio…. terminaba de cantar mirándole a la cara. En ese instante una ligera sonrisa iluminaba su rostro; apretaba los puños, alzaba sus brazos y con toda la potencia de voz con la que era capaz entonaba: ¡San Fermín!
Como cada sábado me acercaba a la residencia a verlo, llevando conmigo esas fotos tan manoseadas que veíamos una y otra vez. Yo de pequeño junto él en la plaza de toros, esperando ver entrar el tumulto de corredores y astados. Ya más mozo de nuevo junto a él en Estafeta, listos para correr el encierro. Mi hijo con ese abuelo que le hizo sentir la magia de esta fiesta en la plaza del ayuntamiento, pañuelo en alto a la espera del chupinazo.
Desde que el alzhéimer le hizo olvidar hasta quien era yo, este ritual lo vivíamos cada semana, porque sólo viendo esas fotos, la vida volvía a los ojos de mi padre. Ya sin recuerdos, ya sin voz, excepto para decir con toda la fuerza de su voz, las únicas dos palabras que nada ni nadie pudo robarle a su memoria.
 

GAITAS

Santi Lorente Bona

Las primeras lágrimas, recorrieron mi mejilla, nada más oír el estruendo del cohete que daba inicio, a las mejores fiestas del mundo. Me tape los ojos con mis manos y estuve quieto, inmóvil, sintiendo la alegría, los saltos y botes, de todos los que me rodeaban. Solo faltaba esperar unos minutos. El bullicio, y las idas y venidas, de quienes nos arremolinábamos, entorno a la puerta principal del ayuntamiento, eran incesantes. Abrí los dedos de mi mano derecha, y con la pupila todavía húmeda, pude ver el despliegue de seguridad. Al instante, los txistus silban y la Biribilketa de Gainza suena desde el zaguán. No puedo más, me vuelvo a tapar los ojos. Aguanto, respiro, tomo aire y de nuevo la emoción me inunda, tal cual Jagoba en la Cartuja. Ya están fuera. Manos levantadas. El rum rum recorre toda la Plaza Consistorial y rompen a sonar. Ya no lloro. Es el diluvio universal y al mismo tiempo, un sonrisa placentera y hermosa, que me lleva al éxtasis. Las gaitas suenan. Que chispa llevas. La vida tiene otro color. El momento de los momenticos está sucediendo. Ahora que venga lo que tenga que venir, a esperar de nuevo un año.

 

LA CARRERA ESPECIAL

Santiago Mate

Llegué a Pamplona el cinco de julio a pasar los San Fermínes , viajaba solo desde Andalucía; el hotel de tres estrellas se veía curioso, además no estaría todos los días, el día diez volvería a mi patria. El primer día de encierros con toros de Jandilla, me dijeron que pesaban los seiscientos kilos. La verdad que minutos antes sentí bastante miedo, calentando piernas y brazos; luego tiraron el cohete y salieron los astados , yo estaba en la calle de telefónica y cuando miré atrás vi una multitud encima de mí, así que me puse yo a correr a gran velocidad; hasta que tenía los toros encima mío.Así que me heche a un lado y con un brazo al toro y mi cuerpo corriendo un buen trecho. Al final dejé a los astados a una orilla y después cuando acabó el encierro, saqué las entradas para las corridas de los días que iba a estar allí. Luego a la tarde sería a las seis el festival taurino , en el encierro hubo un corneado por asta de toro un hombre inglés y varias contusiones de mozos. El resto de los días hice lo mismo. Lo mejor el primer día, la carrera especial. 


XIV Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

PLANTAR UN ÁRBOL…

Sagrario Loinaz Huarte

Cuentan que hace tiempo, en el año 2008, durante una cena, 5 amigos hablaban de como disfrutar Los Sanfermines todo el año. Ahí se gestó la idea de crear un blog para hablar todos los días de Los Sanfermines durante 5 minutos.
Fueron más allá e idearon el Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín.
Hoy, 15 años después, el blog y el Certamen de Microrrelatos siguen vigentes.
No cabe duda, Los Sanfermines son algo más que unas fiestas. Es una quedada
mundial, un lugar de encuentro dónde no hay color de piel, ricos ni pobres, no importa el idioma ni la orientación sexual.
Es un punto de reunión de amigos que Pamplona acoge con los brazos abiertos. Un lugar donde todos tienen su espacio. La noche para la juventud, el día para los niños, mayores y no tan mayores disfrutando de los gigantes y cabezudos, barracas, tómbola…
Y es que en Los Sanfermines, Pamplona se viste de gala: blanco y rojo, con fragancia que huele a fiesta. Una fiesta mágica que te cautiva: txupinazo, encierros, cánticos a San Fermín, peñas, verbenas, fuegos artificiales…

“ Plantar un árbol, tener un hijo y ganar el Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín.”

¡YA FALTA MENOS!

 

NOCHE DE ILUSIÓN

Saioa Echeverria Andueza

Los nervios hicieron que esa noche durmiera mal, intranquilo y agitado. Pero los nervios eran por una buena causa, como los nervios de la noche del Día de Reyes.
En casa ya estaba todo preparado. Pero en esta ocasión no eran los zapatos limpios, el turrón para los Reyes y el agua para los camellos, sino la ropa blanca limpia y el pañuelico planchado.
Y por fin llegó el día.
Todo el año practicando, ensayando y jugando para, por fin, poder gritar: aquí, kili-ki-ki, con el palo no, con la verga sí. 

SAN FERMINES 2018

Saioa Andueza Osés

7 de julio 2018, Pamplona. Primera hora de la mañana, primer encierro del año, sensación extraña. Sueño y fatiga, pero no por la fiesta. No. La culpable de mis ojeras es una criaturita que apenas atisba a conocer la vida, con sus recién estrenados días de existencia. Mi hija, mi pequeña. La procesión…, ese año no va a poder ser, los puntos, el cansancio, el gentío….no, imposible. No tengo fuerzas suficientes. Jo, qué rabia. Ni chupinazo. ¡Ni procesión! Iré a ver a mi abuela y vemos juntas al santo, pienso. Buena idea, sí. La bisnieta y bisabuela juntas, noventa años de diferencia, viendo al santo, aunque sea en la tele. Qué bonito. Llamo a mi padre para proponerle ir juntos. Coge, voz preocupada. Mi abuela está mal, ha pasado muy mala noche. Vaya, me visto y voy. Mientras me preparo, y la preparo, de riguroso blanco impoluto y con los pañuelos bordados suenan las campanas, San Fermín sale a la calle. Siento la emoción en el aire, aun en la soledad de casa. Ya estoy lista, llamo de nuevo. Mi padre llora. Un escalofrío me recorre. Mi yaya ha muerto. Qué paradoja. Si estamos en San Fermín. Precisamente, San Fermín. 

ME LLAMO «FARANDOLO»

Sally Jane Johnson Hammond

Ayer salí de viaje de Sevilla a Pamplona puesto que mañana 7 de Julio se inicia el encierro de San Fermín. Llevo unos cuantos días sin comer y hoy toca abstenerme de agua también. Estoy viviendo en la oscuridad más absoluta y me espera “el afeitado”. Me viene bien porque así estoy bravo para participar en dicho encierro que discurre por varias calles del casco viejo de Pamplona. Acompañadme en este emocionante recorrido.
Partimos de la Cuesta de Santo Domingo y corremos, a toda velocidad, 280 metros de un total de 849 metros. ¡Ya estoy sudando! ¡Qué calor más asfixiante ¡Llegamos a la hornacina de San Fermín y los corredores le cantan y piden protección. ¡Ya pueden rezar porque mi ganadería, la de Miura, es la 1ª ganadería que más heridos por traumatismo ha dejado hasta ahora! (Bramido)
Estamos llegando al último tramo antes de la Plaza Consistorial. ¡Qué susto! Casi embisto a un corredor y no tiene dónde refugiarse. Corremos hasta el final de la calle Mercaderes donde algún compañero resbala y cae. Seguimos por la calle Estafeta que está llena de bares y “pintxos”. ¡Ay qué hambre tengo!
Por fin entramos en la emblemática Plaza de Toros.
¡Viva San Fermín!
¡Muuuuuu!
 

NOCHE DE LUNA LLENA

Salvadora Martel Lima

Finalizado el invierno, la primavera ya avanzaba.
Yumey de doce años, había terminado los deberes del colegio para el siguiente día, recogió los libros y colocó todo en la mochila. De inmediato distrajo su atención el gatito, lo cogió y jugó con él hasta que saltó de sus brazos y salió fuera. Ella le siguió y de pronto visualizó una deslumbrante luna llena que se elevaba en el horizonte. Quedó hechizado, ¡le pareció mágica! y se sentó a contemplarla fijamente hasta que la luna le habló. ¿Qué te pasa Yumey? ¡Estás triste!
Mi amigo Kaly me llama tonta, se rie de mí porque soy chica y no me deja jugar con ellos. Con los chicos de la clase se lleva bien pero de mí se ríe, dice que las mujeres somos tontas -expresó llorando.
A partir de mañana no volverá a suceder, vete, duerme tranquila, -le dijo la luna sonriente. A la mañana siguiente, de camino a clase, Kaly se le acercó, le habló risueño y le pidió perdón por haberla tratado tan mal solo por ser una chica. Desde entonces, Yumey vivió con el recuerdo del gran milagro de ese lindo día en el que la luna consiguió que le cambiará su vida.  


XIV Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

MOMENTOS DE UN AYER

Rosa Maria Gil Ramirez

Aqui construyo mi mundo de fantasía, en mi espaciada habitación, donde lucho por mis metas y sueños.
Aqui puedo sentirme yo misma, en este rincon de mi casa, donde siempre tendré un espacio y una cama limpia donde dormir.
Mi madre en la cocina, esperando a su niña, para juntas tomar café y hablar de mil cosas. Ella mi amiga de todas las horas, mi guerrera incansable, ella la que siempre está ahi y puede con todo y aunque a veces se canse, nunca se queja. Ella la que sufre cuando yo estoy mal, ella mi fiel compañera, esa mujer que admiro por tantas cosas, su grandeza, nobleza y su forma de luchar en la vida, esa mujer es mi madre.
Aqui guardo tantos recuerdos, momentos ya pasados de un ayer.
Cuando todavía era una niña y mi padre me cogió entre sus brazos, me miraba, con ilusión de tener a su primogénita entre sus manos. Yo adoro y admiro a mi padre, ejemplo diario de constancia, perseverancia, sabiduría y disciplina. El para mi es un rey, un héroe de leyenda, mi amigo también y sus pasos siempre seguiré.
Tantos errores y fracasos, tanto caer y levantarse y volver a levantarse como si nada.  

LA FIESTA EN EL CORAZÓN

Rosa Maria Barberia Ardanaz

Salió del consultorio con emociones encontradas, no sabía a qué se enfrentaba. La doctora había sido contundente en el diagnóstico. No había lugar para la duda. ¿Y ahora qué? Se preguntaba. Decidió caminar por las calles de su querido casco viejo. Su corazón latía al ritmo de los recuerdos que acudían a su encuentro. Una media sonrisa iluminaba su semblante. Sin darse cuenta se encontró en la cuesta de Santo Domingo, frente a la hornacina de San Fermín. Se apoyó en el muro y cerró los ojos. Sintió el calor del cantico que los mozos le dedicaban cada mañana pidiéndole protección. Las lágrimas incontenibles se desbordaron por sus mejillas y desde lo más profundo de su ser le dio las gracias por tantos momenticos vividos y por las emociones que inundaban su corazón, cada seis de julio, al compás del txupinazo y los txistus. Ya falta menos le dijo y le lanzó un beso. Llegaron las fiestas y desde la cama del hospital, entre sedantes, apenas pudo disfrutar de pequeños raticos. Fue el catorce, un miura corneó a un mozo de gravedad. Ahí estoy yo pensó y se ofreció voluntaria para el trasplante. Camino del quirófano, sonreía, llevaba la fiesta en su corazón.  

JE M´APPELLE ANTOINE

Rubén Martín Camenforte

Aquel mocetón engreído creía estar de vuelta de los sinsabores vitales. Se había rapado al cero el cabello dorado de infancia, y, allá donde creciera el rosal por antonomasia, cultivaba unas plantitas de marihuana. En los albores de julio, una inesperada explosión le hizo tensar la espalda: A cuatro pasos, acababa de esquivar el impacto de un artefacto. Las cosas de vivir en un asteroide del tamaño de una casa… que todo se ve, se escucha y se huele: mucho más, la pólvora quemada. —No ocurrió precisamente en aquella ciudad en fiestas… En la plaza consistorial de Pamplona, reinó el desconcierto: habían perdido el chupinazo de vista—. A un Principito se le presupone amplitud de miras, así que lo interpretó como una señal universal para su pronta resocialización. Tantas gentes divirtiéndose, de blanco y con pañoleta roja… Sabía de qué iba y pensaba concederse otra terráquea oportunidad. Tras unos tijeretazos, rellenó dos bolsitas de tela. Prudencialmente, los encierros desde la barrera. Se avecinaban días intensos por delante y, quizás, su primer amor carnal. De porte andaba sobrado… Le faltaba la asignatura pendiente del trato, pero el influjo de los Sanfermines… 

EL ESPEJO

Rubén Navajas Bonafaux

Como cada 7 de julio, me quedo a solas frente al espejo. La imagen que me devuelve es la de un niño de ocho años, pecoso, con gafas y mi inconfundible pelo rizado color zanahoria. El cuerpo aún sin terminar de hacer, un tanto desgarbado y fofo, queda escondido bajo la vestimenta festiva. Mi madre se ha encargado de que cada prenda luzca como si fuera nueva. El pantalón, de un blanco inmaculado (nunca he sabido el secreto para que desaparezcan las manchas más incrustadas después de un día entero en la calle), recién planchado y con la raya perfectamente alineada; el polo igualmente blanco, sin la más mínima sombra de sudor; el pañuelo y la faja, de un rojo intenso y sin una arruga; y finalmente las alpargatas, blancas con cordones rojos, que parecen recién compradas. Y así un año tras otro.

Cierro los ojos y espero unos segundos antes de volver a abrirlos. Sigo con la vestimenta festiva. Pero está ajada, grisácea por el paso del tiempo. Ya no queda rastro del niño de ocho años que una vez fui. Ni de las pecas que poblaban mi cara. Sólo el recuerdo, que regresa cada 7 de julio. 

VIAJE A LA SEMILLA

Sagrario Zueco Eneriz

Julen respira emocionado ante su última carrera. Los nervios lo impacientan. Hoy todo adquiere tintes de despedida, en un anhelo de perfección como broche final a veinte años de tradición, palpitaciones, apretones de manos, rituales ordenados que espera que lo salven de un azar caprichoso y desgraciado.
Coloca la faja rodeando su cintura, sujetando esa bola de nervios que se enquista antes de empezar el recorrido. Ata su pañuelo rojo al cuello y respira hondo:
¡Gracias papá!,
por mostrarme lo que fue para ti,
por haber sembrado en mí la emoción primera como un cuento de aventuras que hoy aún permanece,
por enseñarme a correr ante estos astados poderosos,
por contagiarme la pasión por esa locura de empujones, gritos, codazos y tropiezos que culmina cuando te pones a la par del animal y lo acompañas unos metros,
por empujarme a su costado para oler su adrenalina, sentir también su miedo, oír a la carrera el estruendo de sus pezuñas en el suelo, por tocar lo tosco de su pelo, por sentir su aliento en mi quijada,
por levantarme cuando todo se torcía y acababa pateado por quinientos kilos de animal.
Que San Fermín me acoja en su capote.
¡Va por ti papá!. Hasta siempre